Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

23/5/12

museo del cannabis de Barcelona

5 comentarios
museo del cannabis de barcelona

Este mes de mayo se ha inaugurado en Barcelona un singular museo dedicado al cannabis o museo de la Marihuana.

Su nombre es Hemp Museum Gallery y es un museo "hermano" del Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam.

Sin duda es un museo que va a crear controversias, mucha atracción para algunos y desprecio y escepticismo para otros.
A los primeros, incondicionales de la planta, poco he de animarles a su visita, pero a los segundos les emplazo a proponerles esta colección porque van a encontrar mucho más que drogatas pululando por una especie de Meca del hachís, van a encontrar Historia, Arte y curiosidades.


museo del cannabis de barcelona


Para empezar el museo está emplazado en el Palau Mornau, un palacio que ya data del siglo XV pero que debe su aspecto actual a una ampliación y remodelación modernista de principios del siglo XX.

La verdad que sólo para pasearse por las estancias de este edificio, ya vale la pena la entrada al museo, es espectacular. Además se han puesto mucho énfasis en los detalles y hace mucha gracia las pequeñas decoraciones en referencia al cáñamo y su inclusión dentro de la decoración conservando la línea modernista del emplazamiento.


palau mornau, arquitectura modernista barcelona



Las primeras salas explican la planta del cannabis, sus características, su crecimiento y reproducción, su flor seca o Marihuana, las semillas, los cogollos, los tricomas y el hachís.


sala museo cannabis

tipos de hachís, cannabis variedades


Posteriormente entramos en una sala con una magnífica colección de pipas y cuadros antiguos con ilustraciones del uso de ellas.


pipas de hachis, hash pipes


coffeeshops de la Edad de Oro

                                                                               coffeeshops de la Edad de Oro


Las siguientes salas son muy interesantes porque explican el uso industrial del cáñamo o planta del cannabis.
La verdad es que a lo largo de la historia ha tenido un uso fundamental sobretodo en la navegación, pues no hay otra fibra natural tan resistente al agua salada. La usaban para las lonas de las velas, aparejos y en la fabricación de cuerdas. La ropa de los marineros también solía ser de ese material.
Incluso hace poco, en un documental del canal Historia sobre el califato abásida de Bagdag, comentaban la importancia del cáñamo como ingrediente principal para la fabricación del papel en sustitución de los pergaminos vegetales, menos prácticos y más susceptibles de ser borrados y alterados.




Los materiales modernos han reemplazado los posibles usos industriales de esta planta, pero sin duda ha tenido una importancia capital en varios procesos pese a pasar desapercibida en la actualidad para la mayoría de las personas que desconocen esos usos dados en el pasado.




Hoy por hoy se reivindican los usos terapéuticos de la planta, y también tiene su sección esta temática en el museo.

Como también lo tiene su uso más popular, digamos de cariz más placentero.

Aquí también vemos un recorrido en la historia, desde su uso por las antiguas civilizaciones, estimulante clandestino de reducida élite cultural, al uso extendido a partir de los años 60, 70 y 80 con la introducción en la música, cine y en el movimiento hippie.




En definitiva, un buen museo que nos explica esa planta prohibida desde un punto de vista académico y huyendo del fácil estereotipo del que le podría calificar como el museo de la droga.





Para que no sean todo elogios os diré que he echado en falta una referencia a la famosa secta de los Asesinos del Viejo de la montaña, los Nizaríes o los hashishim "bebedores de hashish".  El viejo líder ponía a sus adeptos bajo los efectos del hachís, donde disfrutaban de vírgenes y otros placeres y, cuando despertaban de los efectos de la droga, hacían lo que Hassan les ordenara para poder volver a dicho paraíso.
La palabra "asesino" podría tener sus orígenes en el término  "hashishim". Estos guerreros suicidas, fedayines dispuestos a morir por el Islam, actuaban tras una formación en la que se incluían estos rituales con el hachís, y ello, sea verdad o menos cierto, tiene que ser un tema imprescindible a tratar en las referencias históricas del museo.


el vídeo de la visita





¿dónde está?



Ver mapa más grande


carrer Ample 35




precio


7€  en 2014. En el precio incluye un librito muy explicativo con mucha info, que os tengo que decir que jamás me han dado un librito así incluído en la entrada en ningún museo.





LINKS RELACIONADOS


todas la fotos del museo del cannabis de Barcelona en Mi baúl de viajes                                                                                                                                                                                        



No te olvides de todos estos consejos para organizar tu viaje a Barcelona en el menú desplegable debajo de la flechita









** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

5 comentarios :

  1. Carfot El Peregrino24 de mayo de 2012, 19:21

    Sin duda una visita muy interesante aunque solo sea para ver las imágenes de los santos junto a "esa planta de los demonios", que raro que hayan elegido este palacio para la exposición. Antes de que existiera la medicina moderna se utilizaban este tipo de plantas para mejorar la salud física y mental y ahora las han demonizado porque son alucinógenas y las catalogan en el mismo saco que las drogas químicas, quizás un poco de conocimiento sobre la marihuana la ayude a salir de ese saco.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar
  2. Mi baúl de blogs25 de mayo de 2012, 11:29

    El palacio no es un lugar elegido para la exposición sino al revés. Parece ser que 
    Ben Dronkers, el millonario impulsor y fundador del Hemp Museum Gallery de Ámsterdam y amigo del dueño de Virgin, explicó que la elección de la ubicación ha sido la consecuencia de su estima hacia Barcelona y particularmente al recinto que acoge el museo, el cuál compró hace 10 años y lo ha ido restaurando para a coger al museo.
    La relación entre modernismo-cannabis y Barcelona es inseparable, sólo hay que mirar a la Sagrada Familia para deducir que Gaudí se fumó un peta de María para diseñarla, jaja!!

    ResponderEliminar
  3. Mi baúl de blogs25 de mayo de 2012, 11:30

    El palacio no es un lugar elegido para la exposición sino al revés. Parece ser que 
    Ben Dronkers, el millonario impulsor y fundador del Hemp Museum Gallery de Ámsterdam y amigo del dueño de Virgin, explicó que la elección de la ubicación ha sido la consecuencia de su estima hacia Barcelona y particularmente al recinto que acoge el museo, el cuál compró hace 10 años y lo ha ido restaurando para a coger al museo.
    La relación entre modernismo-cannabis y Barcelona es inseparable, sólo hay que mirar a la Sagrada Familia para deducir que Gaudí se fumó un peta de María para diseñarla, jaja!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta todo, pero la moqueta me ha llegado al alma. A ver si puedo visitarlo cuando vaya a Barcelona, aunque me parece carísima la entrada :s Un besito

    ResponderEliminar
  5. Mi baúl de blogs25 de mayo de 2012, 23:12

    Bueno, con el euro es todo caro, pero después de la visita no me pareció que 10 euros fuera excesivo. Encima nos costó 5€ a nosotros, no me preguntéis porque yo tampoco lo hice, jeje. El librito que te dan está completísimo para ser una guía, y tienes lectura para rato después del museo. Así pues, no me parece caro.
    Un abrazo y gracias por pasarte

    ResponderEliminar

Mi baúl de blogs TV