Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

5/1/14

En el interior de la piramide de Kefrén

6 comentarios



Me encuentro en el recinto de las pirámides de Giza,  concretamente junto a la de Kefrén, o Jafra según el nombre en egipcio del Sa Ra.

Tras escuchar un poco de música sentado frente a ella decido visitar el interior, pensando equivocadamente que estaré más fresquito dentro de alguna de ellas. Sólo voy a poder visitar las dos más grandes, ya que la de Micerinos está cerrada (esto parece el cuento de los parques temáticos en el que siempre hay una atracción cerrada).

Ayer paseé a caballo en solitario junto a las pirámides y alrededores, el complejo lo habían cerrado por Ramadán y el chaval que me proporcionó las monturas me coló en el recinto. Pasear en soledad frente a esos colosos me puso los pelos de punta y ahora iba a experimentar otra experiencia inolvidable en el interior de la segunda pirámide de Egipto.

Ya sabéis que la pirámide de Kefrén parece la más grande, pero sólo es un efecto óptico provocado por la elevación en que se encuentra asentada su base. También es característica de ella el revestimiento exterior de caliza que ha quedado en la parte superior de la pirámide y que antaño cubría todo el monumento (y el de todas las pirámides).






Así que me dirijo a comprar los tickets y luego me acerco a la base para entrar en el interior de la tumba...


Mis pantalones viajeros me permiten entrar una cámara en un bolsillo escondido en los bajos de la pernera. Está terminantemente prohibido el acceso de cámaras fotográficas al interior de las pirámides, supongo que para salvaguardar la estancia para la posteridad (aunque no se entienda debido a la ausencia de decoración).

Inicio el ascenso por una galería estrecha





Conforme voy subiendo me entra una sensación de alivio al comprobar que el olor a amoníaco que experimenté en la pirámide roja de Snefru aquí era inexistente. Y es que aquél hedor en la gran pirámide roja hizo que me fuera imposible disfrutar de la cámara funeraria de ese faraón ya que tuve que salir por patas a los pocos segundos... me ahogaba esa terrible fetidez, parecía que hubiera metido la cabeza en un cubo de ese líquido!. Si no estoy equivocado creo que es debido al guano de los murciélagos. Sea como sea, casi salgo intoxicado.


Pero mis pensamientos dejan de volar al darme cuenta que estoy llegando al final del ascenso. Estoy teniendo la suerte de visitarla casi sólo, de hecho al llegar a la cámara me cruzo con tres personas que ya salen y se disponen a bajar.

Me encontraba en la cámara funeraria de uno de los faraones más importantes del Imperio Antiguo, un rey absoluto, un dios en la Tierra.

Silencio.




La cámara vacía, sólo queda un enorme sarcófago en el fondo.


El gran Belzoni me recuerda que él estuvo primero. Me dice en un grafitti que la descubrió en 1818. 




Le encantaba dejar constancia de sus descubrimientos o, simplemente, de los lugares que visitaba. Aquél forzudo italiano, ingeniero y artista, embrión de arqueólogo, había sentido la sensación que yo estaba experimentando en estos momentos. Sí, todos somos unos Howard Carter a la que nos alejamos del gentío y nos perdemos en los monumentos egipcios, en sus estancias, en sus pasillos, mientras nos vigilan los jeroglíficos. Belzoni tuvo la suerte de descubrir tumbas como la de Ramsés I o Seti I en el valle de los reyes, o visitar Abu Simbel cuando se encontraba semienterrado en su posición original. Sus cuestionados primitivos métodos "arqueológicos" no eran más que eso, primitivos. Era la prehistoria de la arqueología y no deberíamos juzgarlo con ojos del siglo XXI. Quizá deberíamos recordar que transmitió la pasión por la antigua civilización egipcia a aquella Europa del Romanticismo.

Por ello miro el grafitti como algo histórico, y hasta lo perdono... cosa difícil ante un sacrilegio de tal calibre en un lugar en que nos contemplan los albores de la Historia.





Sigo sólo, no me lo puedo creer. De hecho no hay ni vigilante. Me siento un rato en el suelo a escuchar música y disfrutar de este momento. Bueno, de hecho para mí es un momentazo, se me juntan dos pasiones, viajar y la egiptología.

Miro el viejo sarcófago de granito ubicado al fondo de la habitación. Es el único objeto que queda en la estancia.





Apago la música, quiero escuchar el silencio que recuerda a la muerte. A la mente me viene otro romántico y resuenan en mis oídos los versos de Bécquer.... 

Dios mío! qué solos se quedan los muertos.


De repente siento la necesidad de experimentar el momento en que las diferencias entre hombres dejan de existir. Para la muerte todos somos iguales. ricos y pobres, faraones o esclavos.

Si hice lo que hice es algo que no pude evitar. Y si lo hice fue movido por esta atmósfera que he relatado y porque el granito es la piedra más dura que pueda utilizarse en la construcción y por la ausencia de cualquier decoración que pudiera degradarse.




Me gustaría quedarme un rato más pero a estas alturas estoy completamente empapado de sudor. Más que una tumba parece una sauna. Me doy cuenta del motivo por el que no hay ningún vigilante, ese calor es insoportable para aguantarlo un tiempo prolongado. Me voy, no lo soporto más.


De nuevo bajo las escalinatas y recorro los estrechos pasadizos. Al salir siento una mezcla de alivio por respirar aire no viciado y molestias por la intensa luz. De lo que sí estoy seguro es de dejar atrás toda una experiencia viajera difícil de olvidar.

Tras un breve descanso me dirijo hacia el interior de la pirámide de Keops....






Loading...



Postamigo

El Cairo (Gizah, Menphis y Saqqara)   de Viajar Code: Veronica

El Cairo                                                 de Cat-Pedraforca  

Luxor                                                     Viajes y vivencias                








** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

6 comentarios :

  1. Pues ya se que si alguna vez quiero echar alguna foto en esas pirámides tocará tener la cámara escondida de reserva, un lugar para gente poco claustrofóbica desde luego xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. desde luego Jose. Hay que llevarla bien escondida porque te miran al entrar. A ver si tienes la suerte de verla por tí mismo y pronto. Un abrazo!

      Eliminar
  2. Jajaja, qué bueno eso de meterte en el sarcófago!
    Yo no entré en ninguna de las 3 famosos pero sí lo hice en una de Dashur y en la Meidum, al sur de El Cairo. Son menos famosas y por eso están mucho menos concurridas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasarte Rubén. La verdad es que Egipto me pone los pelos de punta. Las 3 Piramides de Giza son de obligatoria entrada. Me queda la de Micerinos. Pero como dices, cualquiera menos concurrida hace el encanto mayor. Yo me metí en la roja y aluciné, aunque como he comentado, casi me intoxico. A la que pueda lo casco en el blog :)

      Eliminar
  3. Uff, no recuerdo. En 2006 no pensé que contara jamás mis viajes cuál reportero :) , no creo que gran cosa. A ver algún lector que recuerde el dato

    ResponderEliminar

Mi baúl de blogs TV