Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

3/4/12

monasterio de Ostrog en Montenegro

2 comentarios

monasterio ortodoxo, monasterio Ostrog, monasterio montenegro, san Basilio, Ostrog iluminado


En esta ocasión os voy a hablar de uno de los sitios más sorprendentes e inaccesibles de los Balcanes.
Como es un lugar muy importante de peregrinaje para los cristianos ortodoxos decidimos no perder más tiempo y dejar la insípida Podgorica para recorrer los 50km que nos separan del insólito monasterio.
Además, ya está entrada la tarde y puede ser el lugar ideal para dormir pues aquí no hay un camping ni por asomo y los apartados monasterios son ideales para pasar la noche, por su tranquilidad y por la seguridad.
Cuando encontramos el desvío que iniciaba el camino de acceso al monasterio, respiramos de alivio porque nos librábamos por fin de esos coches kamikazes que realizaban unos adelantamientos que cortarían el aliento al más intrépido. Todavía no imaginábamos que lo que nos quedaba era bastante peor.


Ver de Podgorica a Ostrog en un mapa más grande

A poco de iniciar los 10 km de camino paramos a una chica montenegrina que hacía auto-stop. No lo hacemos normalmente pero nos dio pena que caminara sola.
Pudimos entender que vivía y trabajaba en el monasterio y que cuando bajaba al pueblo siempre volvía haciendo dedo, aunque a veces le había tocado recorrer todo el tramo andando.
Al final la suerte la tuvimos nosotros de recogerla porque de lo contrario no hubiéramos subido hasta nuestro destino final.
El caso que el camino empezó a estrecharse y cada vez la pendiente era más acusada. El barranco que teníamos a nuestra derecha quitaba el hipo y yo cada vez veía más difícil que pasara ya no dos vehículos, en caso de cruzarse, sino que pasara la propia autocaravana.
Miré a la chica con cara de apuro y la vi tan tranquila mientras con la mano me hacía gestos de que siguiera adelante. Más de tres veces se repitió esta situación pues la cosa iba a más y encima ya estaba todo oscuro y no se veía más que lo que iluminaban las tristes luces del auto. Las curvas eran muy cerradas y en trozos el asfalto brillaba por su ausencia.

La chica bajó un par de kilómetros antes del monasterio, en una residencia de los trabajadores. Tras darnos unos caramelos nos perjuró que continuásemos tranquilos que no había problema en llegar.
Los dos últimos kilómetros fueron peores que los anteriores y entre la oscuridad y lo sagrado del lugar pensé que íbamos directos al cielo en una especie de senda que accediera al mismo monte Olimpo.
Y por fin llegamos al pequeño parking del monasterio. Respiré porque el lugar se ensanchaba y eso significaba que podríamos girar el vehículo para bajar. La sorpresa fue enorme al ver un bus más grande que la autocaravana aparcado a pocos metros de nosotros, no me podía creer que hubiera pasado aquella carretera.

El monasterio de Ostrog es una especie de Lourdes para los ortodoxos. Enseguida vimos peregrinos que dormían algunos a la intemperie y otros en una gran tienda de campaña frente a la iglesia del complejo.
Poco más adelante nos quedamos boquiabiertos con lo que vimos. Una pequeña iglesia incrustada en la misma roca, parecía esculpida en ella. La iluminación le daba una forma etérea. Comprendí al momento que había valido la pena el trayecto e incluso haber venido hasta este país sólo para ver esto.




Acordamos volver por la mañana a visitarlo  de nuevo y retrocedimos hasta un parking en construcción que había tres curvas antes del parking antiguo.
Pasamos una de las noches más tranquilas del viaje, a casi 800 metros de altura bajo un despejado cielo oscuro cargado de estrellas.

El parking estaba en N 42º 40.504´ E 19º 01.708´ a una altura 778,4m.

Tras desayunar subimos 10 minutos por el viejo camino peatonal que accedía antaño al monasterio.

Esta vez lo vimos de día, sin iluminación, pero igualmente magnífico, presidiendo todo el valle del río Zeta o la llanura Bjelopavlici, un corredor natural que une las dos ciudades más importantes de Montenegro, Podgorica y Niksic.





La iglesia encajada en la roca Greda contiene el cuerpo de San Basilio, custodiado por un monje ortodoxo y al que pudimos acceder unos segundos entre la cola de peregrinos que tiene como meta precisamente la pequeña habitación que contiene sus restos y que muchos piensan que cura las enfermedades.



El monasterio fue fundado por él, que era obispo metropolitano de Herzegovina en el siglo XVII y murió allí en 1671. Algunos años más tarde fue glorificado. 
Anduvimos por el resto de instalaciones del monasterio hasta que decidimos continuar a nuestro siguiente objetivo, Sarajevo.



Todas las fotos del monasterio de Ostrog en Mi baúl de viajes.


vídeo








** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

2 comentarios :

  1. Álvaro Gómez Castro3 de abril de 2012, 16:24

    Hi, I have been
    visiting your blog. ¡Congratulations for your work, good luck with your blog! I
    invite you to visit my blogs about literature, philosophy and films:



    http://vniversitas.over-blog.es


    http://carpe-diem-agc.blogspot.com/


    http://alvaro-alvarogomezcastro.blogspot.com/


     


    Greetings from Santa Marta, Colombia
     

    ResponderEliminar
  2. Carfot El Peregrino4 de abril de 2012, 13:20

    Que pasada, mereció la pena el recorrido en mitad de la noche para contemplar esta maravilla aunque la verdad es que a primera vista da un poco de miedo. Vaya empeño que tenían antiguamente en construir los mejores lugares en sitios tan inexpugnables.

    Un saludo !!!

    ResponderEliminar

Mi baúl de blogs TV