Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

28/2/11

¡¡Llegamos a Irlanda!! ... y vemos Dublín

3 comentarios

Día 1.  Visita de DUBLÍN  


Llegamos de Barcelona en tres horas. Nada más salir del aeropuerto, en la misma calle a la derecha, vimos los buses lanzaderas o shuttles a las compañías de alquiler de coche, que están a 3 kilómetros del aeropuerto. Recogimos nuestro flamante peugeot 308 y comprobé los daños que tuviera el vehículo antes de marchar. Una vez reconocido, comprobados asientos y retrovisores, nos pusimos en marcha a la vez de que mis suegros me preguntasen si era muy difícil conducir por el lado izquierdo. Yo les dije que lo había hecho varias veces y que te acostumbras enseguida. Nada más salir de las instalaciones tomé la primera rotonda en contra dirección. O sea, la tomé bien si lo hubiese hecho en España, pero aquí lo hice en sentido prohibido. Me dí cuenta al salir pues me metí en el carril contrario y rápido lo cambié, comprobando por el retrovisor un coche que tomaba la rotonda al revés de lo que yo había hecho. Ni qué decir que la tónica del resto del viaje fue la de todos los ocupantes señalando el carril correcto al salir de cada cruce, muchas veces con indicaciones erróneas por su parte.

La idea era visitar Dublín a todo ritmo por el día y a partir de que anocheciese conducir hacia Bru Na Boine, cerca de Drogheda, para alojarnos en el Newgrange lodge frente a las ruinas, en el camino hacia Belfast.


Dejamos el coche en un parking muy cerca de la catedral de Christchurch.
 


Teníamos claro que visitaríamos todo el centro a pie pues el tráfico aunque no era muy denso, era lo suficientemente engorroso para circular e ir aparcando en parquímetros de no más de 2 horas con el consecuente riesgo de retirada de grúa, además de caros.


Ver Jake's Dublin Map en un mapa más grande


Visitamos la catedral de Christchurch, la madre de todas las iglesias de Dublín, fundada por el rey Sitric y el primer obispo de Dublín, Dunan, y reconstruida por los anglonormandos en 1168. Es la más antigua de la ciudad y profesa el culto anglicano.



(bus 49X, 50X, 54A y 78A; de septiembre a mayo de lunes a sábados de 9:45 a 16:15 y domingos de 12:30 a 14:30, del 1 de junio al 15 de julio lunes, martes y viernes de 9:45 a 18:15, miércoles, jueves y sábados de 9:45 a 16:15 y domingos de 12:30 a 14:30 y de 16:30 a 18:15, del 16 de julio al 30 de agosto de lunes a viernes de 9:45 a 18:15, sábados de 9:45 a 16:15 y domingos de 12:30 a 14:30 y de 16:30 a 18:15; Precios a 2016 adultos 6 €, niños y estudiantes 3 €);

destacar del interior de Christchurch es su nave central, el atril medieval, el sepulcro de Strongbow y la cripta.

Abajo en la cripta encontré algo bastante curioso, un café-restaurant dentro de ella!!



Decir que la cripta es un inmenso espacio con arcos, coetánea de la primitiva iglesia vikinga. Podemos ver en una vitrina los restos momificados de un gato y un ratón atrapados en un tubo del órgano, que debieron vivir por 1860. También hay una colección de platos decorativos donados por el rey Guillermo III en 1690 y un atril medieval similar al que hay arriba en la nave.

Bajamos Nicholas street hasta la catedral de San Patrick.

(bus 49X, 50X, 56A, 77, 77X y 151; de marzo a octubre diariamente de 9:00 a 17:30, de noviembre a febrero de lunes a sábados de 9:00 a 17:00 y domingos de 9:00 a 15:00; Precios a 2016 adultos 6 €, estudiantes 5 €).


La Catedral de San Patricio en Dublín se construyó en honor al patrono de Irlanda. Está ubicada al lado del pozo donde la tradición dice que San Patricio hacia sus bautizos sobre 450 D.C. Originalmente la Catedral era una simple iglesia de madera construida el siglo V en honor a San Patricio. Fue en 1191 cuando la iglesia fue reconstruida en piedra.

El interior es gótico y está decorado con monumentos de familias importantes relacionadas a la Catedral. También está el retrato de Jonathan Swift —autor de los viajes de Gulliver— quien fue decano de la Catedral.

banderas de regimientos en el interior


De camino al barrio de Temple Bar pasamos por el Dublin castle, la base del dominio inglés durante siete siglos, desde que en el siglo XIII los anglonormandos construyeran una fortaleza en este lugar. Antes, en el siglo X, fue fortaleza vikinga.




Vale la pena dar un paseo por sus patios, visitar los Apartamentos de Estado, la Capilla Real, el Salón del Trono y la Record Tower. El museo de la policía, The Garda Museum, se encuentra situado en la antigua Torre Normanda.

Ya en el barrio del Temple Bar decidimos tomarnos una pinta de cerveza irlandesa en alguno de sus pubs. Hay muchos en esta zona, ya que es el epicentro de la marcha nocturna irlandesa como bien pudimos contemplar la última noche de nuestro viaje, aunque de espectadores forzosos en el Hotel Temple Bar.

Entre los mejores pubs se encuentran The Temple Bar, The Porterhouse, The Stag’s Head o el Turk’s Head. Nosotros nos dirigimos al primero pues no puedes visitar Dublín sin tomar algo en este pub.



La elección fue acertada y disfrutamos de una buena Guinness, un sandwich caliente de jamón y queso y un cafecito irlandés (café, whiskie y nata). Para que os hagáis una idea de precios, y no sólo del Temple, el sándwich 5,5€, la pinta de 250ml 3,40 y la de 500ml 4,95€ y el café 6,45€.




La nata del café nos dio fuerzas renovadas para continuar la visita.

Nos acercamos hasta el río Liffey, al puente O´Connell. Al ver que se hacía tarde desistimos de cruzarlo (lo haríamos el último día, al volver a Dublín), y bajamos hacia el sur por la calle Westmoreland con destino Trinity College, la universidad más antigua y prestigiosa de Irlanda que tuvo como alumnos a personalidades célebres como James Joyce, Oscar Wilde o Bram Stocker.

La actividad estudiantil de la universidad era frenética en un lunes de noviembre. Nos adentramos por sus patios y jardines, pasamos al lado del solitario campanario de 30m de altura y entramos en el edificio que alberga la Long room, en Fellows´square, dentro de las instalaciones de la uni.

La entrada cuesta 9 euros, pero no hay que perdérsela. A parte de ver en ella el famoso Libro de Kells, la espectacular Long room te deja boquiabierto. Esta sala de 64m de largo, de trazado basilical de la que impresiona, al menos visualmente, la bóveda de cañón que corona la sala.

contiene cerca de 200.000 libros.

Long room


Además de los bustos de mármol, conserva una de las doce copias que quedan de la Proclamación de la República de Irlanda de 1916, el arpa más antigua del país -uno de los símbolos nacionales de la isla esmeralda, que data probablemente del siglo XV- y los Libros de Kells, Armagh y Durrow.

Lástima que no se puedan hacer fotos, pero me llevo su recuerdo en la retina como lo llevo de la biblioteca de El Escorial.


Antes de salir del recinto universitario visitamos la “Esfera dentro de una esfera” frente al edificio Berkeley Library, un toque moderno a los edificios académicos.

Bajamos por la calle Kildare para comprobar in situ el cierre del museo Arqueológico Nacional. Con una amable sonrisa el portero nos dijo que ya eran las 5 de la tarde y aprendimos que en Irlanda, por lo menos en esta época del año, todo lo visitable se cierra puntualmente a la susodicha hora.

Así que nos quedaba pasear por la comercial Grafton street, donde a parte de ver todo tipo de tiendas, mi suegro logró comprar un cartón de tabaco al irrisorio precio de 75€, sólo a él se le ocurre salir sin tabaco de España a un país anglosajón.

Y así discurrió la calle y el paseo hasta salir de nuevo al Dublín castle y de nuevo al parking de Christchurch.

En poco tiempo estábamos de camino norte dirección Belfast, aunque nuestra meta sólo estaba a 55 kilómetros, Newgrange.

Los 45 minutos teóricos de camino se hicieron un poco más largos por los siguientes motivos: no actualizar mi gps, luego la carretera que él buscaba quedaba cortada por obras y la que tuvimos que utilizar no la encontraba el aparato, y por último no tenía las coordenadas del lodge, sólo la dirección de la entrada de las ruinas, por lo que al llegar a ellas y no encontrar el lodge, retrocedimos para finalmente descubrir que estaba a unos 200 m adelante en dirección Drogheda.

Por fin llegamos al Newgrange lodge.

Mañana continuaremos nuestra ruta por Irlanda recorriendo el condado de Meath (Newgrange, Tara y Trim)

Si sólo te interesa Dublín y quieres ver nuestro segundo día en la ciudad a la vuelta del tour por Irlanda, ves al segundo día en Dublín




Comprar DUBLIN PASS


¿nos vale la pena comprar la Dublin pass? Te lo explico en este post:

¿Vale la pena el Dublin Pass?

Si finalmente crees que esta puede ser una tarjeta que te ayude en tu viaje la puedes comprar con toda garantía en el link de más abajo.

Clica aquí si quieres

comprar online la Dublin Pass




Todos los posts de Irlanda e Irlanda del Norte   

la ciudad de Dublín
los murales de Belfast y Derry
fotos del viaje a Irlanda en Mi baúl de viajes
Visita a la fábrica de cerveza Guinness



★ ¿Has llegado al blog por casualidad?, ¿Sí? ¿No?, de todas formas: ¿Por qué olvidarme? Sígueme en las redes para no perder el contacto!

siguenos en facebooksiguenos en Google+siguenos en TwitterCanal de youtubesígueme en Instagramsígueme por Correo


No te olvides de consultar nuestra GUÍA PRÁCTICA de Irlanda y también todos estos consejos para organizar tu viaje a Budapest en el menú desplegable debajo de la flechita








** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

3 comentarios :

  1. Menudo repaso a Dublín!!! yo estuve nada más que un fin de semana y con motivo de visitar a un amigo que estaba estudiando allí... así que imagínate lo que vi...

    La biblioteca impresionante!! me encantan estos lugares...

    Nosotros en vez de visitar la fábrica de cerveza, visitamos a donde la sirven jejejeje... y cayeron más de una... o siete...

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Vaya, soy el primero en comentar... :), me encantó Dublin estuve un sólo día (desde las 7am hasta las 19h que volví), tiempo suficiente para ver Dublin ... me costó 10libras el vuelo. Viviendo en Londres tengo la suerte de tener vuelos de éste tipo ... bueno, ... el caso, ... genial Dublin, además a pesar de ser Noviembre tuve la suerte de tener un día soleado (de esos en los que el sol tan sólo sube un palmo :)).

    Os invito a visitar mi nuevo blog de viajes personales en www.thewotme.com

    Un saludo y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je je, ahora veo este comentario de Alfonso y de su "nuevo" blog. Ahora ya es todo un clásico, así que no os lo perdáis.

      Eliminar

Mi baúl de blogs TV