11/4/2010

La costa oeste de Estados Unidos


OESTE DE ESTADOS UNIDOS 2009


No os perdáis antes de empezar el relato, la guía que os he preparado en este post de Datos útiles para la costa oeste de USA, además de los hoteles, recorrido y otras cosas para la preparación de vuestro viaje.

Este es el relato de 21 días por la Costa Oeste de USA, de los Estados Unidos, de los increíbles parques naturales y de ciudades como Las Vegas, los Angeles o San Francisco.




día 1 Vuelo y llegada



Viaje haciendo escala en Nueva York. 

Llegamos a Los Angeles por la tarde y nos vamos a AVIS, en un shuttle gratuito desde la terminal del aeropuerto, para recoger el vehículo reservado desde España. Somos 6 pero hemos alquilado una Chevrolet Astro de 12 plazas, pues la diferencia no es mucha en precio pero sí en espacio. Teníamos que escoger entre una Toyota Siena de 7 plazas o los vehículos de la categoría de 12 plazas, ya que entre medio no había otra. Nos decidimos por esta última pues en la primera nos sobraba un asiento y era muy justo para llevar las maletas de 6. De esta manera vamos a ir con el equipaje bien puesto en el gran maletero y el que quiera puede ir hasta estirado un rato en las plazas libres en los trayectos largos. El día que tuvimos que dormir en la furgo agradecimos las plazas libres.

Una vez que nos dieron el vehículo le puse el GPS para comprobar si estaba bien hackeado y en menos de 5 minutos ya había cogido el satélite. Le introducimos la dirección del hotel que habíamos reservado cerca del aeropuerto y nos dirigimos hacia allí.

El hotel era una especie de backpacker, tenía un vestíbulo y después un ancho patio con piscina y un pequeño bar. Aquí era la zona donde los huéspedes, mayoría jóvenes mochileros, tomaban unas birras y se conectaban a Internet vía wifi. Al final del patio se disponían las habitaciones en un edificio de dos plantas perpendicular a la piscina.

Bueno, las habitaciones estaban correctas, no eran gran cosa pero tenían dos amplias camas dobles separadas por una pared y un lavabo entre ellas. Mis tíos tenían esta amplia habitación para ellos solos, nosotros cuatro ocuparíamos las anchas camas cómodamente. Bajamos a comprar algo de cenar al súper caro de pakistaníes que teníamos enfrente y después a gastar el tícket de bienvenida de invitación para copa de champagne, o más bien vino espumoso, en el bar pub a la izquierda del vestíbulo.
El coche dormiría en el parking exterior del hotel.





Día 2 Visita de Los Angeles.


Habíamos decidido la noche anterior que nos quedaríamos a dormir otra noche más en el hotel. Tenía pensado en un principio ver LA y a media tarde salir hacia Las Vegas durmiendo por el camino en el primer motel que viéramos por la carretera a las afueras de LA. Pensándolo mejor llegamos a la conclusión de ver tranquilamente la ciudad y dormir en el hotel, que aunque no era gran cosa estaba correcto y el precio era bueno, unos 53 euros.

Sólo salir vimos una especie de bar donde desayunar donuts y batidos de cacao. Una vez saciados continuamos hacia la playa. Conducía mientras lloraba de felicidad cuando esa voz de mujer me iba indicando las autopistas de esta megametrópolis hasta llegar a la costa.

Aparcamos en una calle que desembocaba en el mar. Pusimos las monedas para una hora y nos fuimos a la playa.




El día no era muy agraciado, más bien gris, y la gran ancha playa de arena no tenía muchos bañistas pese a ser primeros de septiembre.



Los únicos valientes eran unos diez o quince surfistas desperdigados por el agua esperando coger alguna ola, mientras les sobrevolaban cantidades de pájaros que surcaban los cielos en formación de flecha. Le preguntamos al vigilante de la torreta, coronada con la bandera de las “stars and Stripes”, si era la playa de Santa Mónica y nos dijo que no, que estaba más al norte, que aquella era la de Venice y que teníamos los canales cerca de donde habíamos aparcado el coche, concretamente dos calles más hacia el interior. Le dimos las gracias y los chavales se hicieron un par de fotos en el Ford Escape amarillo de los vigilantes mientras que mi mujer le hacía una foto disimuladamente al rubio vigilante cuya única pieza de vestir era un bañador rojo. Me dijo que era una foto típica de la playa de Los Angeles y yo la creí.




Como dije, a 2 calles había un canal paralelo a la playa que fue el único que recorrimos, pasando por sus pequeños puentes blancos y viendo las casas a ambas orillas, con las barquitas aparcadas en las entradas. Nada de grandes lujos, esto no es Miami, desde luego.




Llegamos a la playa o Pier de Santa Mónica y aparcamos de nuevo el coche en la calle principal que bordea la costa. Decidimos no bajarlo al gran parking que hay abajo en la playa, pues era de pago y no íbamos a estar mucho rato. Echamos unas monedas en el parquímetro (llevar quarters para los aparatos) y descendimos por la pasarela que anuncia el Yatch Harbor, el famoso muelle con la noria, la montaña rusa, atracciones, restaurantes, cafés, pesca deportiva y hasta una pequeña comisaría. Desde el muelle tienes unas excelentes vistas de la playa de Santa Mónica, la famosa de los vigilantes de la playa y de tantas otras películas.




Después nos desplazamos a Hollywood. Aparcamos en un parking de una calle perpendicular a Hollywood boulevard, justo al lado del Teatro chino. Lo hicimos después de dar varias vueltas buscando parking infructuosamente. En el año 93 estuve y aparqué sin problemas a un par de manzanas o cuadras, pero ahora resulta prácticamente imposible. El parking costó 10 $ y se podía estar el tiempo que querías además de estar vigilado.


Hollywood de entrada sorprende a la gente pues espera llegar a un sitio con edificaciones altas, caras y de mucho glamour. Nada más lejos de la realidad. Casas bajas, edificaciones diría sencillas y bastante gente indeseable aunque mejor ambiente que hace unos años. Hollywood boulevard a la altura del Teatro Chino es todo un espectáculo de gente disfrazada de personajes del cine, haciéndose fotos por dinero con la masa de turistas que se reúnen alrededor del teatro chino y de la zona con las más de 2000 estrellas en la acera.


El teatro chino en cuyo suelo hay huellas de pies y manos de las grandes estrellas del cine de ayer y hoy.


Aquí se estrenan y proyectan una parte de las nuevas películas. Este teatro fue inaugurado en 1927, y lleva el nombre de su creador, el actor Sid Grauman. En la década del cuarenta, fue lugar para celebrar la ceremonia de los Premios de la Academia.


el resto de calle está llena de tiendas con recuerdos de Hollywood. Encontraréis camisetas, gorras, vasos y todos los souvenirs que podáis imaginar con merchandaising del cine. También tiendas de tatoos, ropa y comida rápida.




Después conducimos por Sunset boulevard y pasamos delante del whiskie a gogo, al que iríamos Marta y yo la noche del último día de viaje para despedirnos de USA con unas copillas.

Continuamos Sunset hasta Beberly Hills. Como no teníamos el mapa de las casas de las estrellas y como ya lo habíamos hecho en el 93 y no nos había parecido gran cosa, pues la mitad de las casas eran de gente famosa del cine de antaño y las de las estrellas más conocidas nada más veías la verja de entrada a la finca y un gran letrero que ponía “manténgase a distancia, propiedad privada”, decidimos dar vueltas por la zona sin más pretensión que ver las bonitas casas en general. De repente vimos una de las furgonetas de turistas que visita Beverly Hills enseñando las fachadas de las casas y decidimos seguirla. Los críos se lo pasaban bomba pues la perdíamos y la volvíamos a encontrar y el paseo se volvió cómico y divertido.

Cuando se introdujo en la zona de Rodeo drive, dónde se encuentran las mejores tiendas, la perdimos definitivamente pues las mujeres no paraban de ver Versaces, Louis Vuitton, etc.

El área mas famosa y exclusiva para ir de compras en todo el mundo está en Rodeo Drive en Beverly Hills, en donde encontramos galerías de arte, tiendas de alta costura y exclusivas joyerías. Estas tiendas atraen a los ricos y famosos los cuales van de compras solo con previa cita.

Acerca del nombre existen dos posturas: una de ellas, sostiene que el nombre "Rodeo" se debe a que antes de los años 50 el Centro de flores que divide la calle era una línea de carrozas de caballos. Otra postura, más verosímil, atribuye el nombre a una derivación del Rancho Rodeo de las Aguas, antigua hacienda española a la que perteneció el sector luego conocido como Beverly Hills. Pero el área se modernizó en los años 70. Ahora existen tiendas lujo sobre todo el paseo.

Tiendas como Armani, Ferragamo, Versace, Cartier, Burberry, Bulgari, Celine, Chanel, Coach, Dior, Dolce & Gabbana, Fendi, Geary's, Gucci, Harry Winston, Hermès, Louis Vuitton, Michael Kors, Prada, Ralph Lauren, Roberto Cavalli, Sergio Rossi, St. John, Tiffany & Co., Tod's, Valentino, Yves Saint Laurent, Lladró.....

No puedo más y salgo pitando de este nido de no sé como llamarlo y volvimos a cruzar Sunset hacia el norte dirección Bel Air.

Comenzamos a recorrer sus calles sinuosas mientras íbamos ascendiendo la montaña hasta acabar en unos caminos que ya no tenían salida. Aprovechamos un solar en construcción para entrar y ver la vista que gozará la futura casa que se construya. Y es que de otra manera es difícil apreciar estas vistas pues donde las haya ya han construido una casa y una propiedad privada que te prohíbe el paso.
Esto sí que es una zona de dinero y no la de Hollywood boulevard.

Desde aquí vemos los lejanos rascacielos del downtown y tomamos rumbo hacia allí para dar una vuelta por ellos y sobretodo visitar el viejo Los Angeles, donde comenzó todo, una fundación española.

La antigua Los Ángeles fue fundada el 4 de septiembre de 1781 por 44 españoles con el nombre oficial de

El Pueblo de la Reina de los Ángeles, nombre que se amplificara en la imaginación popular y la historia a El Pueblo de Nuestra Señora la Reina de los Ángeles de Porciúncula.


Su fundación se organizó por el gobernador de la Provincia de las Californias, Felipe de Neve, bajo órdenes de Carlos III de España. Las familias pobladoras se reclutaron en las provincias de Sonora y Sinaloa. Las once familias representaban la gama racial de la sociedad del norte de la Nueva España. Eran de las varias castas, la mayoría mestizos, mulatos, e indígenas. Solo un español peninsular se encontraba entre el grupo.


Olvera Street, Calle Olvera o Placita Olvera en español. Distrito cual contiene una Plaza en el Centro de Los Ángeles donde tuvo nacimiento la ciudad. La Callecita unida a la plaza comenzó como una calle llamada Wine Street (Calle Vino), fue extendida y renombrada Olvera en honor a un Juez local llamada Augustín Olvera, en 1877. Por la calle Olvera existen 27 edificios o casas nombrados como lugares históricos por los Estados Unidos, incluyendo la casa Adobe Avila, Casa Pelanconi, casa Pio Pico y Casa Sepúlveda.


En 1930, la calle fue cerrada y convertida un colorido mercado. Hoy en día la plaza es usada por la ciudad y comunidad Hispana para celebraciones y eventos musicales y de baile, como las celebraciones del Cinco de Mayo. En la plaza podreis ver una placa con los nombres de las familias que fundaron Los Angeles y un par de estatuas.




Al frente una iglesia congregación.



Todo ello y por su importancia histórica hace que lo catalogue como uno de los sitios que no hay que perderse en LA.
Paseamos un rato por estas callejitas y como se hacía tarde fuimos de nuevo al pequeño parking público al aire libre y vigilado que está al lado del Pueblo y nos dirigimos rápidamente hacia el 


observatorio Griffith

que, como en todo Los Angeles, no estaba muy cerca que digamos.
La idea era llegar con luz y ver anochecer. Si queréis unas vistas inolvidables de la ciudad de Los Angeles, este es el sitio. Si subís a mediatarde para ver anochecer os quedareis con las 2 caras de Los Angeles, diurna y nocturna.
Te das cuenta de la inmensidad de esta ciudad, solo comparable a las vistas de Las Vegas desde el Stratosphere. Además veréis las letras de Hollywood como en pocos sitios de la ciudad. Tenéis una panorámica de casi 360º.
El sitio en realidad es un observatorio, una sala de exposiciones y un planetario, pero las terrazas y jardines exteriores tienen ese insuperable paisaje que ya os he descrito.


Hay parking gratuito a las afueras del observatorio, tras alcanzarlo después de una sinuosa carretera.
Después de este espectáculo y de todo el día yendo de aquí para allá en esta megaurbe, volvimos a nuestro hotel y caímos rendidos.



día 3 LOS ANGELES- CALICO- LAS VEGAS

Hoy recorreremos la distancia que separa estas 2 megaciudades y que viene a ser aproximadamente de 460 km.

Ver los Angeles - las vegas en un mapa más grande


A 215 km, a las puertas del desierto de Mojave y poco después de Barstow, hicimos una parada en Calico.


En mitad del desierto, con un calor asfixiante y al pie de unas montañas aisladas, empezamos a visitar este histórico pueblo minero que en la actualidad se ha transformado en un “pueblo fantasma” convertido en atracción turística.

El original pueblo de Calico fue creado en 1881, tras la aparición de unas minas de plata. Llegó a tener 1.200 habitantes.

En 1951 un ex-minero, Walter Knott (creador del parque temático Knotts Berry farm), compró el pueblo, lo reconstruyó y lo convirtió en atracción turística. De hecho, en 1966 fué cedido al Condado de San Bernardino y pasó a ser considerado como un parque regional.

El calor es de puro desierto, no olvidéis llevaros agua en la visita. Hay un parking en la entrada y la visita es de 1 o 2 horas. Recomiendo que entréis en los túneles mineros.

En Calico sólo un tercio de los 30 edificios de madera son originales. El resto han sido reconstruidos.

No os pongo fotos porque increíblemente se me borraron todas al ordenarlas, gilipollas que es uno :)


Proseguimos el camino y llegamos a Las Vegas a media tarde. Fuimos directamente al hotel Circus Circus y aparcamos directamente en el parking de clientes, detrás del Valet parking. Los valet parking son para recogidas o llegadas, meter equipajes en los coches, etc, es decir, parking de parada rápida. Lo podéis usar si tenéis duda de que haya plaza en el hotel, aunque creo que eso es difícil.
Nos pusimos en la cola del check in y reservamos habitación para 2 noches a 35$ cada una, taxas incluídas. Increíble el pedazo de hotel para ese precio (nunca en fin de semana).

Llevamos las maletas hacia la habitación cruzando el casino y los restaurantes de la planta baja. La habitación tenía 2 camas de matrimonio donde dormiríamos los 4 y Julián y Pilar en la habitación de al lado, anchísimos, con dos camas iguales pero para ellos solos. El aire acondicionado y la alegría de estar en aquel hotel a ese precio, nos dio vitaminas extras del cansado viaje y decidimos ir al 

Stratosphere hotel

que en su última planta tiene un mirador y atracciones.




Parecía estar muy cerca, pues la teníamos a la vista desde el hotel, pero cuando empezamos a caminar nos empezamos a dar cuenta de algo que iba a ser familiar en Las Vegas: TODO PARECE ESTAR CERCA, PERO NO PARAS DE CAMINAR Y AL FINAL NADA ESTÁ CERCA!!!
Por fin llegamos y nada más entrar nos recibía a todo el mundo un doble de Michael Jackson. Fuimos directos al ascensor y subimos a la última planta donde está el mirador.



Si vienes a Las Vegas y no subes a la Stratosphere, no has visto Las Vegas.

Desde este mirador tienes una perspectiva de 360º de la ciudad desde el punto más alto de ella. Las luces de las casas se pierden en el horizonte desde cualquier punto del mirador. Creo que es más grande que Los Angeles! No me puedo creer lo que ha crecido la ciudad desde que estuve en el 93.


Los niños insistieron en subir en una de las tres atracciones que hay en la terraza.

Para coronar el conjunto del stratosphere, se ha instalado en el techo del observatorio unas montañas rusas.
El big shot propulsa a 72km/h a 10 valientes montados en este cohete hacia el vacío.
En la antena se eleva una especie de ascensor que alcanzada la altura correspondiente se deja caer en picado y después tenemos Insanity the Ride, que abrió en 2005, a 900 pies (274 m) es la segunda atracción mas alta del mundo, hace que las personas cuelguen sobre el borde de la torre y luego gira circularmente a aproximadamente 40 millas por hora, una especie de brazo mecánico con sillas en sus "dedos" que se desplaza hacia el vacío comenzando a girar su mano y abriendo esos dedos donde van sentados los valientes, quedando suspendidos en el aire desde una altura de vértigo.

La verdad es que querían subir a las 3, pero a 10$ cada una, les dejamos que eligieran y escogieron la que da vueltas en circulo en el vacío.



Y bueno, a parte de ser mirador, medio parque temático, también es hotel. Y tiene que molar muuucho una habitación en él. Si quieres mirar precios o chafardear sobre el hotel aquí.

Volvimos al hotel pues ya no podíamos más después del día duro de viaje, aunque el calor remite a la noche.







Día 4 Visita de Las Vegas. El Strip. La calle Fremont.



Hoy lo vamos a dedicar a visitar el máximo posible de hoteles de Las Vegas boulevard o el Strip.
Os pongo este enlace para que os hagáis una idea de la situación de los hoteles en el Strip, con una explicación de cada uno de ellos si clicais en el hotel.

Las Vegas es la capital mundial del entretenimiento, un verdadero parque de atracciones para adultos que no defraudará a nadie. Las Vegas también es una de las ciudades que más visitantes atrae en el mundo y la ciudad que más ha crecido en el siglo XX.


Para moverse por el strip os aconsejo que si vais en vuestro coche particular visitéis los hoteles utilizando sus parkings gratuitos.

Los hoteles que más nos gustaron fueron en primer lugar el Caesar, después el Venetian, el París y el Luxor.
No nos dio tiempo a verlos todos pero lo haremos cuando pasemos a la vuelta.

Ah! comimos en el buffet del circus circus, quiero decir que cenamos pues aquí la cena empieza muy pronto, y nos costó 51,84$ dos adultos y dos niños en buffet libre.
Fuera del Strip encontraréis la calle Fremont, que para nada os la podéis perder y mucho menos de noche. También llamada Fremont Street Experience (Español:Experiencia de la Calle Fremont) es una calle peatonal y una atracción turística del centro de Las Vegas.


La Experiencia Fremont ocupa cinco manzanas del área occidental de la Calle Fremont, incluyendo al area conocida desde hace años como "Glitter Gulch,"


y algunas partes de la calle adyacente. La atracción fue construida tipo bóveda de cañón de 27 m de alto y 416 de longitud, constelada con 2,1 millones de bombillas, que hacen 65000 combinaciones, siempre diferentes y dirigido por 36 ordenadores invisibles.
Mientras que Las Vegas es conocida por nunca apagar las luces de sus casinos, cada espectáculo comienza al apagar todas las luces del los edificios, incluyendo los casinos bajo el techo de Fremont Street Experience (el enlace es a un post más específico de Fremont street en el blog).
Cada hora en punto, cuando cae la noche, comienza el espectáculo de diez minutos.


Antes del espectáculo, todas las calles que cruzan a la Experiencia Fremont son bloqueadas por razones de seguridad.
Por la noche la calle se llena de paradas con dibujos a spray, de camisetas, de bebidas que te las sirve un camarero malabarista, etc
Los conciertos hechos aquí, usualmente son gratis, y hechos en dos escenarios. Uno al final de la calle y el otro en la mitad en un lateral, aunque también hay música en directo en bares y casinos. El lugar se ha convertido en la atracción turística principal para el centro de las Vegas, y también es el lugar del famoso Museo de Neón de la calle Fremont y la fiesta anual de Año Nuevo, que compite con los fuegos reales artificiales, al mostrar fuegos artificiales digitales.
Se encuentra aquí el famoso Golden Nugget.



Construido en 1946 en la calle fremont es el casino más antiguo de la ciudad.

En el 2005 el Golden Nugget se embarcó en un proyecto de renovación de $100 millones. En diciembre del 2007, el Golden Nugget completó su segunda fase de $70 millones, en la cual el resort se expandió al oeste hasta la Primera calle e introdujo entretenimiento adicionales, eventos y restaurantes.
Los adictos al juego lo consideran uno de los mejores casinos de la ciudad. Posee el record del mundo de máquinas tragaperras.



La pepita de oro más grande del mundo en exhibición, La 'Mano de la Fé', es exhibido en el lobby del Golden Nugget. Pesando 27.2 kilogramos y 46 centímetros en espesor, la Mano de la Fé fue encontrada cerca del Golden Triangle (New South Wales) en Australia, y se puso en exhibición en el casino en 1981 también con otras pepitas de oro.



Otra de las cosas que podéis hacer es un vuelo en helicoptero sobre la ciudad. Yo lo hice en el 93 y ya me gustó cuando la ciudad era la mitad de ahora.
Si no tenéis mucho tiempo en la costa oeste Las Vegas es el sitio ideal para tomar avionetas e ir al Gran Cañón, pero también las hay que llegan al Monument Valley y sobrevuelan el lago Page, esto ya según tiempo y presupuesto. Clicáis en la imágen de abajo y os aparecerán muchas opciones de excursiones, tierra, río y aire :)











día 5 LAS VEGAS - GRAN CAÑÓN del Colorado




Este día lo dedicamos casi exclusivamente a recorrer estos casi 500 km.
Al poco de salir pasamos por la presa Hoover, ubicada en el curso del río Colorado, en la frontera entre los estados de Arizona y Nevada (EE. UU.). Está situada a 48 kilómetros al sureste de Las Vegas. Vimos que estaban haciendo un macropuente que evitaba la carretera sinuosa que en el futuro ahorrará un buen tiempo en el camino hacia el Gran Cañón. Y es que la Presa Hoover también sirve como un cruce para la Ruta estadounidense 93. Esto cambiará hacia 2010 cuando este puente, el Mike O'Callaghan-Pat Tillman Memorial sea completado como parte del Proyecto de Carretera de la Presa de Hoover.



El tramo de la Ruta estadounidense 93 que se cruza la Presa Hoover es inadecuada para el aumento del tráfico. Tiene un único carril para cada dirección, varias curvas estrechas y peligrosas y distancias de visibilidad escasas.
Podéis hacer una parada en Williams, el punto donde ya nos dirigiremos al norte para, recorrer los últimos 88 kilómetros. De hecho, este pueblo tiene una larga tradición de parada en la Ruta 66, y encontraremos bares, restaurantes y varios moteles donde poder pasar la noche. Nosotros no paramos pues lo que quieres es llegar para resevar vuelo en helicóptero y ver el atardecer en el cañón.
Llegamos a nuestro destino Tusayan, entrada para visitar el Gran Cañón por su borde sur (South Rim). Este pueblo es una zona de servicios que encontramos nada más pasar aeropuerto del Gran Cañón, y un poco antes de la puerta de entrada al parque nacional (8 km).

Lo ideal sería poder alojarnos en los pocos hoteles o cabañas del parque, casi al borde del cañón, si viajamos en temporada alta puede que no encontremos habitación disponibles, además de ser más caras que en Tusayan.
Como he dicho, en temporada alta es mejor reservar. Si no lo haces así, corres el riesgo de tener que regresar a Williams, a casi 90 kilómetros al sur, pues no hay ninguna otra población más cercana.
Nosotros encontramos sitio ya que era mediodía. Después de alojarnos en uno de los primeros moteles del margen izquierdo de la carretera, el Seven Mile lodge (72,58$).

La verdad es que en este viaje vamos a tener ciertos problemillas con los moteles, como veréis más adelante (incluso una noche dormimos en la furgoneta, pero eso ya llegará :)

No sé si es por la temporada o que hostias pasa, el caso es que si te descuidas y llegas avanzada la tarde comienzan los problemas. Te dejo el listado de hoteles de Tusayán por si quieres buscarlos ya desde aquí. Hoteles en Tusayan.

fuimos a comer al Mac Donalds que había frente al motel. Cuando acabamos nos dirigimos a Papillon Grand Canyon Helicopters.
En los alrededores de Tusayan operan un par de agencias de helicopteros que sobrevuelan el cañón con unos precios similares. 

Hay que consultar las diferentes opciones tanto de recorrido como de tiempo de vuelo.
El vuelo más corto, unos 30min costaba unos 129$ los niños y el adulto un poco más, no llegando a los 150$

Normalmente hay que reservar para el día siguiente pero puedes encontrar vuelos para el mismo día sobretodo en temporada baja. Como no era el caso, lo reservamos para el día siguiente a las 10 horas, o sea, a las 9:30 pues se tiene que llegar media hora antes de la hora del vuelo para darte unas instrucciones.
Como era pronto nos fuimos a ver el atardecer al Cañón. Tomamos la carretera de Tusayan al parque y en la entrada, una simpática chica nos vendió el pase anual para parques nacionales .
Este pase vale 80$ y es válido por un año desde de la fecha de compra. En los parques nacionales que cobran una tarifa por vehículo, cubre al dueño del pase y a los pasajeros que lo acompañan en un vehículo privado. En los parques que cobran tarifas por persona, cubre al dueño del pase y a tres pasajeros más (niños menores de 16 años tienen entrada gratuita).
La idea al llegar era ver el cañón desde los 2 puntos de acceso a vehículos privados más próximos. El primer punto era el Mather point, que es uno de los mejores miradores del gran cañon, con un gran parking. Es de los más concurridos pero sin duda es por algo. Es el primer mirador que te encuentras viniendo de Tusayán.
Luego nos fuimos al mirador del Kolb Studio, una casa de madera colgada de la pared del precipicio. Los hermanos Kolb se instalaron en ella en 1904. Fue desde aquí donde empezaron a fotografiar todo lo que veían, especialmente los muleros locales. En la actualidad es una librería especializada en el Gran Cañón.


En el sótano una sala con exposiciones temporales de fotografía y pintura.
La entrada es gratuita.
Después de ver el cañón desde este punto y ubicarnos en la zona, ya que comprobamos que desde este punto salían los autobuses gratuitos que bordean el cañón hasta Hermist rest, regresamos a Tusayan.

Día 6 Visita Grand Canyon. Recorrido a Lago Page y Bryce Canyon.

Temprano nos dirigimos a realizar el vuelo. Marta y yo nos quedamos en tierra, sólo subirán los niños junto a Pilar y Julián. Nosotros ya sobrevolamos el cañón en avioneta en el 93, y dentro de 2 meses nos vamos a Sudáfrica, Botswana y Zimbabwe donde sobrevolaremos el delta del Okavango. No hay tanta pasta.



Después del vuelo nos dirigimos hacia el parque directamente a Mather point y luego hacia el complejo de Grand Canyon village de la que os dejo el mapa, con toda la ruta y puntos de interés.



Como todo ello es un lío y no acabas de ubicarte hasta que llegas allí, os dejo otro mapa que os he hecho de Google. La ruta en azul la haréis con coche, la roja con el shuttle bus gratuito, ya que está cerrado al tráfico.


Ver grand canyon en un mapa más grande
podeis interactuar con el mapa.


La ruta verde la podéis hacer si os vais para lake Powell o Monument Valley, pero si no os quedáis más de un día no creo que la hagais por lo que os comentaré más adelante.

En temporada alta o en días señalados viene mucha gente y cuál fue nuestra sorpresa al ver la cola del bus

Estuvimos por lo menos una hora o algo más. Bajamos en todas las paradas hasta la última que es Hermist rest. 

El autobús va parando en las diferentes paradas, que la vista, todo hay que decirlo, son bastante iguales. La ultima parada es Hermist rest. Este lugar es en recuerdo de un quebequés llamado Louis Boucher, que plantó un huerto de hortalizas en 1890 mientras buscaba oro en la zona. 

Hay un monumento típico para hacerse la foto conmemorativa de haber recorrido la Hermist route.



El tiempo en las paraditas y las fotos (paradas que te da tiempo suficiente aunque algo justo y ya te viene el siguiente bus), pues se te vuela toda la mañana!. Así que a casi mediodía nos fuimos de la village por la carretera que os he marcado en verde o Kalbab trail route en dirección al siguiente pueblo de camino a Lake Powell. No paramos en ningún mirador porque era tarde y porque para seros sinceros, ya estábamos hasta el gorro del cañón. Es una maravilla pero tantas horas seguidas viendo el mismo paisaje hace que acabes cansándote.

Si queréis más consejillos sobre la visita del Gran Cañón pulsar aquí.
El camino hasta Cameron se nos hizo muy largo. Incluso vimos un mirador que era muy majo a 15 km del pueblo y no nos desviamos pues el hambre estaba haciendo mella en nosotros y pensamos que luego retrocederíamos pero no lo hicimos.



Cuando llegamos al cruce de la 64 con la 89 empezamos a darnos cuenta de la cruda realidad que se nos avecinaba. Esto es territorio navajo y aquí son todo casas desperdigadas, pobres y sin casi infraestructura, eso es Cameron. En el cruce vimos una gasolinera con un pequeño Fast food indio bastante cutre donde comimos una especie de pizza y hamburguesa con refrescos y llenamos el depósito. Había un coche de policía, el sheriff era navajo.



Conocí a un indio alcohólico que se llamaba Storm y estuvimos un rato charlando mientras fumábamos de mis cigarros. Al despedirnos le dí un dólar que se encargó de pedirme antes de que se lo diera y continuamos hasta Page. No obstante deciros que en el cruce hacia Cameron hay un complejo turístico con restaurante, motel y tienda de souvenirs navajos con buena pinta pero algo cara, se llama Cameron Trading post.


Si vais del Grand Canyon a Page, este es el único sitio donde podéis dormir y comer en condiciones. Por ello es quizá un poco caro en general. El sitio es motel, restaurant y tienda, y está regentado por gente navajo. Todo el sitio está muy bien decorado. El restaurant abre hasta tarde y muchos platos son navajos. Tiene 60 habitaciones dobles que cuestan entre 80 y 120$, y las suites entre 100 y 190$ con los impuestos ya incluídos. En temporada alta, si sales después de mediodía del cañón, aunque esté sólo a 57 millas de este, si no tenéis reserva en Page, podría ser no sólo una buena opción sino quizá la única.

El camino a Page tiene un par de pueblos que aunque el nombre es grande en el mapa, son más casuchas como en Cameron.
Paramos a ver el ocaso en un valle en el que se perdía la vista y el sol se ocultaba tras estas montañas tan típicas del oeste americano.




Al llegar a Page cambió nuestro viaje, pues empezaba “la carrera para conseguir moteles a cualquier precio a riesgo de dormir en la calle”.

Fuimos a un motel Best Western pero valía casi 115$ la habitación así que nos dirigimos a la calle que marcan las guías que tiene 4 o 5 motelitos baratos. TODOS LLENOS. Fuimos a otro más caro y habían unos alemanes pidiendo habitación. Nos dijeron que todo el pueblo estaba lleno y que quedaba una habitación en el Best Western. La carrera nos la ganaron los alemanes y decidimos cambiar el plan del viaje.
Si nuestro propósito era visitar el lago y luego continuar hacia Monument Valley, después Arches y finalmente el Bryce, haríamos la ruta al revés, comenzando en Bryce y a la vuelta ya visitaríamos Page.
Era de noche y continuamos camino al Bryce esperando encontrar motel antes de Kanab y sino en esta ciudad. Pese a ser una ciudad con decenas de moteles, todos estaban cerrados. Continuamos al Bryce.

Ver Page a bryce en un mapa más grande


Para ahorraros más detalles aburridos sólo os diré que dormimos en la furgoneta delante de un motel en Bryce canyon city de lo que fue testigo este video que os dejo.






día 7 Bryce Canyon y recorrido a Moab



Nos levantamos de bastante buen humor para lo hechos polvo que estábamos.
Llevábamos muchos kilómetros en el cuerpo, tanto en coche como andando. Los últimos casi 500 km que separan el Gran Cañón del Bryce son una paliza y 270 km habían sido extras pues queríamos haber parado en Page a descansar en el lago Powell.

Ver recorrido Gran cañón a Bryce en un mapa más grande

Nos despertó el frío y la incomodidad de dormir en la furgoneta. Yo tenía los pedales de freno y acelerador clavados en los pies. Fue peor que dormir en el avión.
Por tanto no llegamos a descansar ni 4 horas y necesitábamos recuperar fuerzas.
Lo hicimos en un Fast food del que no recuerdo el nombre, que tenía unos desayunos con muy buena pinta. Además utilizamos los servicios para asearnos un poco.
Las ganas de continuar con el viaje, de ver la maravilla del Bryce, nos repuso rápidamente y continuámos hacia el parque.
La ventaja de todo esto es que nos hemos despertado muy pronto y no hay casi nadie.
Llegamos a la entrada del parque y nos hicimos unas fotos en la plaza de bienvenida.



Decidimos atacar el cañón empezando por el Bryce point, que ofrece una vista completa del cañón y luego bajaríamos de nuevo hacia los miradores laterales que acceden a los caminos que bajan a los pináculos.



En el parking del Bryce point una vez que dejas el vehículo caminas muy poco y enseguida te introduces 





en una especie de proa de navío que se hunde en el cañón y ofrece una vista de más de 180º.
Es una de las mejores vistas del Bryce Canyon.
Si camináis un poquito a la izquierda hay un sendero que va rodeando la cuenca y te aleja del concurrido mirador, aunque nosotros llegamos a primera hora y no había nadie.



Después de ver unas cuantas ardillas, una de ellas en un barranco que no pasaría la cabra más osada, volvimos al parking y pusimos rumbo al Sunset point.
Este mirador tiene también unas magníficas vistas laterales y es el inicio del Navajo trail
Que es un camino sinuoso y escarpado, zigzagueante como Lombard Street de San Francisco, pero es el camino más sencillo para bajar el cañón. Bajando entre las rocas rojizas es como empiezas a sumergirte y vivir el cañón.



Una vez abajo, el paisaje cambia, aparecen árboles, y cuevecitas, rincones y troncos. Hay que seguir las indicaciones de los letreros para no desviarse del Navajo Trail. Se termina enlazando con el Queen Victoria's Garden Trail y de allí o vuelves o continúas este hacia Sunrise point. Hay un trail desde este último hasta Bryce point, pero es muy largo, sólo se hace en verano y puedes tomar un shuttle desde Bryce point para volver o viceversa.



Nosotros hicimos todo el camino desde Navajo hasta Sunrise point. Este camino quizá sea más fácil que comenzándo desde Sunrise aunque la cuestecita de éste también se las trae. Aquí hay varios hoodoos o pináculos, resultado de las variaciones de temperatura, pues hay 200 días de riguroso invierno. En este punto el Bryce canyon se ve muy bonito al amanecer.
La otra vez que estuvimos en Bryce, en este punto del cañón encontramos un ciervo muy amistoso. No sé si rondan por ahí al atardecer el caso es que esta vez los únicos animales que vimos fueron ardillas y poco más.
Ni qué decir de lo bien que se lo pasaron los niños por el trail, bajando los caminos más rápidos que nadie, trepando por cualquier sitio y escondiéndose en cuevas. Parecía que hubiésen dormido la noche antes en el Ritz y estuvieran en plena forma.

Una vez visto el parque continuamos a Moab, recorriendo de nuevo 456 km.

Ver Bryce- Moab en un mapa más grande



Iremos por las carreteras 12 y 24.

La highway 12, desde Capitol Reef hasta Bryce Canyon, tiene fama de ser una de las más bellas scenics de USA. La verdad es que tiene paisajes muy bonitos, sobretodo bosques de abedules, y va rodeando precipicios considerables.

Pero cuál ciclistas del tour de Francia nosotros vamos más preocupados en morder kilómetros que en disfrutar a tope del paisaje (tampoco vayáis a pensar que es Yosemite).

Después tomamos la carretera 24 siguiendo los meandros del Fremont river en dirección noreste. Atravesamos Caineville casi sin darnos cuenta y a 20 millas Hanksville, también pequeñísimo.
En el tramo casi recto de este pueblo a la autopista 70 nos paró la policía. Os cuento la odisea.



En estos cerca de 500 km no vais a ver casi un alma. Hay tramos sinuosos pero también muchísimos tramos despoblados con rectas interminables que invitan al coche a acelerar. Pero también hay guardias de tráfico que te invitan a parar si te pasas de la raya y este es mi caso. “84 millas por hora en un tramo de 60”.

Muchos coches de la policía en USA tienen el puente del techo muy estrecho y blanco, por lo que si no se activan las luces casi es imperceptible. Además han quitado cualquier logotipo del capó y de la parte frontal, por lo que un vehículo de policía blanco viniéndote en sentido contrario prácticamente es inapreciable. Sumado ello a que tienen el dispositivo radar detectando velocidades en ambos sentidos, el resultado es ser cazado cuál ratolín por el águila americana.

El caso es que me tocó un tipo muy amable, que una vez me solicitó los papeles y se dirigía a su vehículo, aceptó parlamentar conmigo a mi requerimiento. Me hizo bajar del coche y para mi sorpresa me hizo subir en el suyo en el asiento del copiloto. Pude comprobar que tenía un canino compañero tras los asientos traseros enjaulados. También muy amable pues no ladró una sola vez. Supongo que me subió al vehículo pues pensó que no era un personaje peligroso ya que uno al vernos no se me imagina como un Bardem en No es país para viejos sino más bien como el padre de la familia cebolleta en Chevrolet Astro, pues sólo nos faltaba el loro para ir al completo (pude convencer a mis hijos que no nos trajésemos el periquito).

Después de explicarme las velocidades y mostrarme el radar, le expliqué yo nuestra odisea del día anterior, durmiendo en la furgo en las puertas del Bryce. Tras ponerle la cara de gato con botas de Shrek y decirle que corría para encontrar motel en Moab, me dejó ir avisándome del límite de velocidad y de la existencia de más radares como el suyo.

Esto que os he explicado no sé si me volvería a salir otra vez pero así ocurrió y llegamos a Moab sin más incidencias.


Al llegar a Moab volvemos a vivir la misma pesadilla que en Page, “esto es el día de la Marmota!”. 

No hay habitaciones en ningún motel del pueblo.


El conserje chino de no recuerdo que motel nos comenta que hay una habitación en no se qué motel a unas 14 millas de Moab y que el precio es de 217,84 la habitación para 6 durmiendo los niños en un plegatín. La tuvimos que aceptar sin verla a riesgo de hacer los kilómetros y al llegar nos dijeran que otros ya la habían reservado, teniéndo que volver a dormir otra noche en la furgo.
Después de recorrer la carretera 128 que bordea el Colorado en dirección a Deway llegamos al Red Cliff lodge.


Tras atravesar un paisaje fantasmagórico de la carretera de noche, pensamos que íbamos a caer en el motel de Psicosis. Nada más lejos de la realidad, volvíamos a tener suerte!
Resultó ser una casita con 2 habitaciones un comedor cocina, es decir, casi un apartamento, en un lodge de lujo con piscina y jacuzzi!! No nos lo podíamos creer. En el complejo también hay caballos para dar paseos, todo rodeado de este paisaje de montañas rocosas del desierto y el río Colorado que baja con fuerza para amansarse kilómetros después en el lago Powell.





MOAB



Así que cuando amaneció pudimos ver el paisaje que os acabo de describir.





Fuimos a desayunar al buffet libre del Lodge, en el que por 8 $ por cabeza acabas saciado. Después de conectarnos gratuitamente a Internet avisamos en recepción que nos quedaríamos una noche más.
Salimos hacia el parque de Canyonlands.






SI QUERÉIS CONTINUAR LEER


 LA 2ª PARTE del viaje al OESTE USA













LINKS DE INTERÉS


GO CARDS

Las Go Cards son una opción de visita para las grandes ciudades como Los Angeles, San Francisco y San Diego. Con ellas podrás visitar  varias atracciones de la ciudad incluidas en el precio de la tarjeta. Puede ser una muy buena opción, todo depende de lo que quieras visitar, los días que dispongas y lo que quieras gastar en tu viaje, por lo que aconsejo que entres en cada enlace y valores tú mismo lo que te conviene.

Go Los Angeles Card 
Go San Diego Card 
Go San Francisco Card



CITYPASS 
Los Citypass son otra opción muy interesante para visitar ciudades. Os dejo los links donde os explican que entra y cuanto vale.


Admission Pass para 5 atracciones de San Francisco CityPASS  


Citypass de Hollywood Los Angeles, incluye 4 atracciones a muy buen precio

               





-----------------------------------------------------------------------------

-----------------¿Mi baúl de viajes te ofrece--------------------el KIT de SUPERVIVENCIA DE VIAJE.... Una página en la que he reunido TODO lo mejor en buscadores para que puedas encontrar lo que necesitas para tu viaje (coche, alojamiento, vuelo, seguro de viaje, etc) con los mejores precios.
----------¿Conoces mi nuevo proyecto?------------BUSCABLOGS DE VIAJE.... Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador

Escrito por

Un licenciado en Historia que cuenta historias de viajes. "Entre los dones de la Tierra hay pocos comparables a la alegría de entrar en contacto con un nuevo país. tanto da que se hayan escrito sobre él enciclopedias enteras; cada nuevo espectador es, para sí mismo, un Hernán Cortés."

6 comentarios:

  1. muy bueno tu blog, muy currado! enhorabuena!

    ResponderEliminar
  2. Felicidades por el blog!

    Muy detallado, una gran ayuda para los que quieran ir por allí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola, una pregunta: ¿conoces alguna página donde me pueda descargar los mapas de USA para el Tomtom? El 1 de septiembre vamos para allá para hacer un viaje muy similar al que tu hiciste.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Pues no lo sé. Yo tengo un garmin. De todas maneras yo lo que hago es mirar por google que te redirige a foros que te acaban dando las direcciones de Megaupload o rapidshare donde están colgados. Espero que te ayude y paciencia en la búsqueda.

    ResponderEliminar
  5. esta web http://www.puntodeinteres.es/ está muy bien, sobre todo el foro.

    ResponderEliminar
  6. HOla,

    Una preguntilla; Crees que es facible hacer el recorrido desde Las Vegas hasta Yosemite pasando por Death Valley en un día?

    Gracias!!!

    ResponderEliminar

 

Copyright © 2010 Mi baúl de viajes 2.0. Todos los derechos reservados.