Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

24/1/13

La avenida Michigan, the Magnificent Mile

No hay comentarios



RECORRER MICHIGAN AVENUE


La calle Michigan es el centro neurálgico de la ciudad. Hay un montón de Highlights a lo largo de su recorrido, como la Magnificient Mile, el parque del Milenio, la Torre del Agua, el edificio John Hancock, etc.

Es por ello que le he querido dedicar un post especial e incluso catalogar como una experiencia viajera el pasear por esta avenida. 

Acompáñanos en este recorrido de sur a norte por la mítica avenida de Chicago!



Veamos un mapa de la calle (línea roja) para hacernos una idea de su situación, es lo que llamamos el downtown de la ciudad.


Ver qué visitar en Chicago en un mapa más grande



En sus orígenes la calle estaba alrededor del gran parque, en el trozo que actualmente llamamos the Loop.




Para que nos entendamos, la calle era como un límite de la antigua ciudad ya que por el norte moría en el río Chicago y al este lindaba con el lago Michigan que en 1871 llegaba hasta la misma avenida a la que dio su nombre.

Una cosa curiosa es que después del gran incendio de 1871, que se cebó también en esta calle, se comenzaron a depositar los escombros sobre el lago ganando terreno a las aguas y desplazando la orilla casi un cuarto de milla hacia el este. Así nació el Gran Parque.

Poco a poco, a finales del siglo XIX, la calle se fue transformando de barrio residencial en distrito de negocios.

Más tarde, en 1911, se proyectó un puente que uniera la avenida Michigan con la calle Pino, esta última al otro lado del río. Cuando concluyó la obra se decidió cambiar el nombre de la calle Pino por el de la avenida, así que de repente se duplicó su longitud hasta alcanzar por el norte la Lake Shore drive, a la altura de lo que es ahora el edificio Hancock, para que tengáis una idea. Había nacido the Magnificent Mile (la milla magnífica) o la avenida Michigan al norte del río Chicago.



Pero vamos a empezar nuestro recorrido por el Gran Parque. En él vamos a descubrir, sin movernos de nuestra mítica avenida, tres curiosos lugares:

La Crown Fountain: una curiosísima fuente diseñada por el español Jaume Plensa. Son dos torres de vídrio bastante altas y en las que se proyectan imágenes de caras de gente de la ciudad. De sus bocas, de vez en cuando, sale un chorro de agua a través de los LED. Ya os podéis imaginar que si vais con niños van a alucinar corriendo por el agua y mojándose en los chorros si hace calor. Bueno, y alguno que otro con más años también hará un poco el chorra en el lugar.



Desde esta altura, al otro lado de la calle, no os perdáis echar un vistazo a un antiguo rascacielos de 1929 que hace esquina con Madison av, el willoughby tower.

willoughby tower


Pero para hacer el chorra no hay nada como

La Cloud Gate: o the Bean como la llaman en Chicago. Es una escultura de 12m de alto y de acero pulido que permite que la gente se refleje. Parece una gota de mercurio enorme.



Esto, como os podéis imaginar, da mucho de sí y permite sacar instintos más que humanos, yo diría simiescos, por lo que toda la gente empieza a poner caras y posturas raras mientras se refleja en la escultura que en la mayoría de los casos, al ser elíptica, deforma las imágenes. La gente capta estos memorables instantes en su cámara de fotos para que recordemos en el futuro esas excelentes fotos chorras.




no muy lejos encontramos el

Jay Pritzker Pavilion: un auditorio diseñado por Frank Gehry donde a muchas horas del día encontraréis conciertos gratuitos al aire libre.



Las vistas de los edificios que envuelven el parque desde este punto son magníficas. Vemos el edificio AON, el Aqua, etc.


Ver mapa más grande

Volvemos hacia Michigan av y vemos un edificio ancho y bajo frente a la esquina del parque, es el Chicago Cultural Center, de 1897 y construido para albergar la biblioteca, Chicago Public Library. Desde 1991 es un centro de artes.  Vale la pena entrar por la entrada de la calle Washington y subir la gran escalinata de mármol hasta la sala Preston Bradley con su gran cúpula.

Es hora de dejar el parque y continuar por nuestra querida avenida en dirección norte, hacia el río.


Antes de cruzarlo, en la esquina con East Wacker Place nos encontraremos con el Carbide & Carbon Building, de 1929, un gran ejemplo de Art Deco, fliparéis con su cuerpo negro de granito y detalles dorados de la cúpula. se ve a distancia su característico cromado. Desde el 2004 es el Hard Rock Hotel.

Carbide and carbon building, the Hard Rock hotel



Si miráis desde este punto en dirección a la calle East Wacker Place hacia el oeste ya podréis ver el antiguo rascacielos del 35 East Wackerdrive. Quizá os lo tape un viejo edificio y tengáis que andar un poco esta calle hacia el oeste. Tampoco pasa nada porque si seguís Michigan, en la confluencia con el río, veréis también este característico edificio llamado el edificio de los joyeros, o Jewelers Building.

35 East Wackerdrive, Jewelers building
35 East Wackerdrive. Jewelers building


Y es que antaño los joyeros ocupaban los 22 primeros pisos del edificio, y, acojonados con aquél Chicago de los años 30, subían directamente en coche por el ascensor. Les debía vigilar de cerca Alcapone pues dicen que frecuentaba el Stratosphere club en la cúpula.

Aquí no me pude resistir de acordarme del blog cuando vi esta bici aparcada.



Ya estamos en la confluencia con el río. De nuevo el paisaje quita las palabras. No creo que ni siquiera las fotografías reflejen el lugar, así que de nuevo os dejo este Google street view para que manipuléis la zona a vuestro gusto.


Ver mapa más grande


Qué altísimo es el edificio Trump

Marina, IBM, edificio Trump, trump tower
Marina, IBM y el edificio Trump


Tras él el negro edificio de IBM o 330 North Wabash, construido por Mies Van der Rohe,

asoman las gemelas torres de Marina, edificios cilíndricos que nos recuerdan a un panal de avispas o una mazorca de maíz desgranada.


Estamos sobre el primer puente basculante de dos pisos. Por si no lo sabéis, esta avenida tiene dos niveles durante unas cuantas calles en ambos lados del Río Chicago. Por ello el puente tiene esos 2 pisos que decíamos.



El puente está flanqueado en cada esquina por cuatro grandes torres con grabados.



Cuando se acabó su construcción y el puente unió la avenida Michigan con el lado norte del río, la calle Pino (conocida así por los pinos que se dispersaban por el área) pasó a llamarse también Michigan, y la milla siguiente hasta Lake Shore, se llenó de tiendas de lujo, altos edificios, restaurantes exclusivos, todo para personas pudientes, y por ello le llamaron la Milla Magnífica.



Mientras cruzamos el puente contemplamos los primeros edificios al otro lado del río así como la figura del enorme y negro John Hancock, con su par de antenas en la cima.

cruzando el puente de Michigan av, sobre el río Chicago


A nuestra izquierda, mucho más cercano que el Trump, IBM y Marina, tenemos el viejo Wrigley Building, uno de los rascacielos más antiguos junto con su vecino el Tribune, que nos queda a la derecha de la avenida y del que hablaremos después.

edificio Wrigley


El Wrigley está formado por dos torres unidas por una pasarela y lleva el nombre del inventor del chicle, Williams Wrigley. Evidentemente ese nombre no puede haber salido más que mascando una enorme bola de ese material.

Si os fijáis en la parte superior del este edificio de 1920 veréis cómo os recordará a la Giralda de Sevilla, bueno, de hecho la imita. Menudo reloj de 4 esferas! En la construcción del edificio parece que se emplearon 250.000 azulejos de terracota blanca.
Se puede visitar el interior del edificio. El laberinto de pasillos continúa en el subsuelo, donde podemos encontrar uno de los bares clásicos de Chicago, el Billy Goat’s Tavern.

Nosotros fuimos a comer al Billy Goat´s Tavern, que encontramos con cierta dificultad pues se halla bajo el nivel de lo que sería la calle normal (ya hemos mencionado esos curiosos dos niveles que tiene Chicago durante unos metros a ambos lados del río).

entrada al Billy goat por  E North Water street

entrada más fácil por Michigan (es que no la vimos al principio)



Como habíamos leído críticas como esta, nos animamos a comer unas hamburguesas. 



Billy goats tavern, hamburgueserias chicago, burgers



La verdad es que nos parecieron bastante sosas y encima la dificultad en encontrarlo y lo de las patatas chips en vez de fritas... en fin, que hubiera preferido ir al Mac Donalds que hay bajo el Trump (que por cierto, tiene unos helados brutales y café expresso, ah, y wifi).
Lo catalogo con el premio a Bad Place.




Bueno, ya hemos visto el Wrigley desde la acera del Tribune. Estamos bajo este edificio en la plaza que hay entre él y el río. 

Chicago Tribune, tribune tower chicago
Chicago Tribune

Lo primero que observamos y echamos de menos es la enorme estatua de Marilyn Monroe que parece ser que se han llevado hace sólo un par de meses a Los Angeles porque no gustaba mucho en Chicago. Cagüen tó! tampoco es que sea algo del otro mundo, pero me gustan las estatuas como esas, tipo la del beso en Times Square.

ya no está la estatua de Marilyn Monroe


Así que vamos a centrarnos en el curioso edificio del periódico Chicago Tribune,

el Tribune Tower.



Si su vecino de enfrente se inspira en la Giralda, este lo hace en la catedral de Rouen francesa. Se construyó sólo 5 años después que el Wrigley para celebrar el 75 aniversario del periódico.
No os debéis perder bajo ningún concepto el detalle en la entrada de la fachada las diferentes piedras pegadas en la pared 


mirando las piedras en la pared del Chicago Tribune


y que son trozos de, por ejemplo, la Gran Muralla China, la catedral de Notredame de París, de Colonia en Alemania, del Partenón de Atenas, Port San Antonio de Manila, del Alamo, del castillo de Edimburgo, y de un largo etc. Bueno, dicen que hasta la NASA cedió una piedra lunar para completar la colección.



Seguimos unos pocos metros hacia el norte y ahora vamos a subir a un mirador por la cara. 

Vamos a colarnos en el hotel Intercontinental y a subir al piso 32.


Bueno, que vosotros sois un poco vergonzosos y os da reparo... Amos anda!.

Después de lo que os voy a decir vais a entrar la mar de tranquilos. De entrada nosotros somos 7 y de ellos tres chavales bastante poco discretos con sus risas, mis padres vergonzosos diciendo todo el rato que nos van a echar, etc. Nos equivocamos y entramos por la entrada de la misma Michigan cuando hay que entrar por Illinois street.  Subimos por los ascensores que llevan a las habitaciones del piso 32 y evidentemente no hay ningún mirador. Al final nos lleva una camarera que hablaba español hasta el otro lado del edificio, bajamos al vestíbulo y vamos a la parte de Illinois street y la camarera nos sube hasta el mirador. Qué amable!... y qué discretos!
 Estamos solos contemplando una vista cojonuda y gratis.

vista del Trump y a la izquierda el Wrigley. 

vista del Tribune desde Illinois street
Illinois street con Michigan




7 day pass de los transportes de Chicago, tickets de metro, boletos

Una vez abajo, como no queremos andar tanto trozo, tomamos uno de los buses que van por la avenida dirección norte.
tienda Apple chicago
Tenemos el 7 day pass de los transportes de Chicago y no nos cuesta un duro.

La intención era bajar en Water tower, pero de repente alguien grita

       "Una tienda de Apple"


y sin saber muy bien cómo ni por qué, nos encontramos dentro de la tienda y fuera del autobús.

Sobre la tienda nada que decir. Precios establecidos y un poco más baratos que en España en función del cambio del dólar. Tampoco nos acuciaba ningún aparato de esa marca, lo único que llevaba de cabeza es comprar una GoPro Hero 2 y allí evidentemente no había.



Seguimos andando hasta la Water Tower, uno de los pocos edificios construidos antes del gran incendio. Se construyó en 1869 con bloques de piedra caliza. La función de la Torre del Agua, era almacenar agua para ser usada apagando fuegos. No pudo apagar el de 1871, pero sí que sobrevivió a él, por lo que no fue mal diseñado del todo, no?. Es un testigo mudo del berenjenal de rascacielos que se ha formado alrededor de ella. De hecho tiene el John Hancock justo enfrente. 

Water tower
Water tower

Water tower y detrás Water Tower place


Pero antes de subir a este rascacielos, vamos a entrar en el Water Tower place,  un rascacielos de 74 pisos, pero también un gran complejo comercial, residencial y de oficinas. En su interior está el Macys, el Lego Store y la tienda oficial de Adidas, entre otras marcas. Entrar y daros una vuelta.





Y por fin llegamos a la perla de la avenida, el gran John Hancock Tower.


De él vamos a decir poco aquí porque creo que el edificio se merece un rincón a parte. Perfectamente podría ser un rincón de oro, pero lo dejaremos de plata pues ya hemos catalogado la torre Willis (Sears) como rincón de oro. Una deferencia a esta última por ser el edificio más alto de América.

John Hancock tower, rascacielos de Chicago
John Hancock tower

Aquí tenéis la experiencia de subir a la torre Hancock, no os lo perdáis porque os explico el secretillo para ahorraros unos dólares subiendo al piso 96 en vez de subir al mirador del piso 94.

Una vez visto el Hancock cruzaremos la calle para ver la Fourth Presbyterian Church, una iglesia presbiteriana centenaria de estilo neogótico que ha quedado encajonada, por no decir acojonada, por todos los rascacielos que se levantan al lado de ella.




Continuando al norte, de nuevo en la acera contraria, topamos con el último edificio a visitar, el hotel Drake.

El hotel Drake es de 1920 y ha sido siempre un hotel de lujo en esta ciudad. De hecho fue el primero en tener aire acondicionado y televisor en color en todas sus habitaciones. Si clicais en el enlace , a parte de ver fotos del hotel y una pequeña explicación, se puede hacer la reserva. Yo lo he llegado a ver por 76€ la doble (2 personas). No está nada mal tratandose de una de las zonas más lujosas de Chicago, aunque hay que decir que ese precio lo he visto en enero cuando se debe poder esquiar por la avenida.

the Drake, Hancock tower



Y llegamos por fin a Lake Shore drive con Michigan. Si cruzamos por los subterráneos esta especie de autopista llegaremos a la orilla del lago Michigan, una magnífica playa en verano y una pista de hielo en invierno.

Oak beach, playas de Chicago, lago Michigan
Oak beach


Oak beach
Oak beach desde el Hancock



LINKS RELACIONADOS


Recorrer la calle 42, algo más que atravesar Manhattan 

Nuestra experiencia en el hotel Palmer House Hilton de Chicago                                                      



Postamigo

   Chicago, la ciudad del viento                 gran post del Mundo a tus pies donde habla de esta avenida
                                                                                                                                                   



Entrada a 5 atracciones de Chicago ahorrando un 46% con el CityPASS!

Chicago_468x60

Ayuda para tu viaje a Chicago:    con los mejores precios






** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Mi baúl de blogs TV