Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

7/6/17

El último día en Amsterdam

2 comentarios


Mañana nos vamos y dedicaremos todo el día al viaje de vuelta. Pero hoy tenemos la ciudad para nosotros y nos preguntamos qué ver o hacer en un día en Amsterdam cuando ya casi lo hemos visto todo. Pues la respuesta es seguir explorando el centro de Amsterdam para acabar de rematar lo que hicimos ayer en esta zona de la capital, la ciudad vieja.

Nos tomamos con calma el día y hoy no madrugamos excesivamente.

Cogimos el tram 2 a las 10:25 hasta la Leidseplein, a la que llegamos en 15 minutos y subimos andando junto al canal Prinsengracht hasta el museo de las casas barco, el Houseboat museum o Woonbootmuseum en holandés, en un paseo de 10 minutos.


Houseboat museum 


En menos de 20 minutos estaba visto. La verdad que el "museo" es poca cosa y lo aconsejo dentro de una ruta amplia en la ciudad, si tenéis poco tiempo es prescindible. Veréis como adaptaron un barco a vivienda aunque nada tiene que ver con los barcos que actualmente son usados como viviendas en los canales.




Retrocedimos el Prinsengracht hasta la Leidsegracht. Me refiero al canal y no a la calle. Es uno de los pocos canales que unen los 3 grandes canales de Amsterdam.



Y de esto precisamente vamos a enterarnos bien en nuestra siguiente parada, para mí del todo imprescindible en una visita a Amsterdam, el museo de los canales.


Museo de los canales


Llegábamos a las 11:41 y a su visita  se le dedica una hora aproximadamente: Visita del museo de los canales.


Begijnhof


A las 13:00h llegábamos al Begijnhof. Es un tranquilo patio que encuentras escondido entre las calles del centro de Amsterdam.  Era el hogar de las Beguinas, un grupo de religiosas que vivían juntas en una comunidad cerrada en voto de castidad.


Una vez más se puede apreciar las casas inclinadas que después de visitar el museo de los canales sabemos mejor que nunca que es debido al deterioro de los pilares de maderas que sirven de cimientos en la casi totalidad de edificios del centro de Amsterdam.



El Begijnhof data del siglo XIV, pero la mayoría de fachadas góticas originales se fueron reemplazando en los siglos XVII y XVIII. La casa de madera (Houten Huys), en Begijnhof 34, es la casa más antigua de Ámsterdam.




Museo de Ámsterdam



Al lado mismo se encuentra el museo de Amsterdam que visitamos aprovechando la I amsterdam card. La verdad es que es un museo totalmente prescindible. Te explica muchas cosas de la ciudad pero nada que no puedas sacar de un libro de historia y la parte que se dedica al Amsterdam moderno quizá le pueda interesar más a los habitantes de la ciudad que al turista. La visita nos lleva poco más de una hora.


el hambre aprieta y como tampoco es que sea una hora tardía decidimos hacer un tentempié en el famoso puesto de patatas fritas Vlaams Friteshuis Vleminckx, en la calle Voetboogstraat 33, cerca del museo.


Como nuestro siguiente objetivo es el barrio chino nos vamos a comer a un KFC al lado de la plaza Dam.

Nos quedamos con las ganas de entrar al templo budista porque estaba cerrado, no sabemos si porque ya eran las 15:50, porque era sábado o porque siempre está cerrado  😢

Comienza a lloviznar y pese a que teóricamente oscurece alas 17h en diciembre ya empieza a estar muy oscuro por las nubes.

Decidimos ir al museo Nemo por ambas cosas.


Museo Nemo


es el museo de ciencia y tecnología más importante de todo el país. Lo reconoceréis enseguida por su forma de barco y por el color verdoso cobre.



El edificio tiene 5 niveles separados por temáticas y en los que podéis realizar algunos experimentos científicos y jugar con la física. Vamos, lo que cualquier museo de la ciencia.



Nosotros os lo aconsejamos para ir con niños, ya que está bastante enfocado para ellos. Vimos unas cuantas familias españolas y les preguntamos si estaban disfrutando los chavales y todas nos lo recomendaros. Si sois adultos os lo aconsejo si no sabéis qué hacer más en la ciudad, que esté lloviendo y que tengáis la I amsterdam card.... vamos, lo que nos pasó a nosotros 😄


Otro consejillo es subir a la azotea para ver las vistas de la ciudad. Nosotros no lo hicimos porque llovía, pero hemos leído que valen la pena.

Al salir del nemo nos vamos al Excalibur, ya sabéis, el garito heavy metal del red light district.

De camino compramos quesos en el mercado de las flores y volvimos al apartamento para hacer las maletas.




Esto ha sido nuestro último día en Ámsterdam pero no te pierdas todo el diario porque ha sido una visita muy completa de la ciudad.



El viaje a Amsterdam


★ Todo el diario del viaje a Amsterdam



★ ¿Has llegado al blog por casualidad?, ¿Sí? ¿No?, de todas formas: ¿Por qué olvidarme? Sígueme en las redes para no perder el contacto!

siguenos en facebooksiguenos en Google+siguenos en TwitterCanal de youtubesígueme en Instagramsígueme por Correo


Y no te olvides de todos estos consejos para organizar tu viaje a Amsterdam en el menú desplegable debajo de la flechita







2 comentarios :

  1. ¡Buen post Héctor!
    Yo solamente pasé un día en Ámsterdam y me dediqué a lo típico...

    ¡Saludos caracoleros!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya ves que machaqué la ciudad. 4 días dan para bastante :)

      Saludos y gracias por comentar ;)

      Eliminar

Mi baúl de blogs TV