Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

30/9/14

El Berlín de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría

4 comentarios



Estamos en la segunda parte de estos 6 días dedicados a Berlín, la capital de Alemania. Una ciudad que nos ha gustado y que se está convirtiendo en destino turístico número uno en Europa.

Supongo que ya habéis leído la primera parte de esta escapada a Berlín, así que seguimos viendo qué ver en Berlín en este relato de viaje que ya va por su cuarto día:


Día 4. 28 de marzo


Dedicado a Prusia y a la Segunda Guerra Mundial.




OBJETIVOS DEL DÍA:

  • La meta final de la jornada de hoy es Potsdam



Pero de camino a esta ciudad vamos a ver dos lugares más relacionados con la Guerra Mundial. Más bien estos estarían relacionados con la Shoah, el Holocausto.


  • La primera parada sería el andén 17 de Grunewald, un lugar en que partieron judíos berlineses hacia los campos de exterminio.


  • La otra parada es Wannsee, el lugar donde se dio el pistoletazo de salida para la solución Final de los judíos, su exterminio en masa.




Al principio había preparado la parada del andén o Gleis 17 en Grunewald de buena mañana pero finalmente decidimos que la haremos regresando de Postdam. La razón es sencilla, hay dos formas de llegar a Postdam desde Berlín con los trenes S, la línea S1 y la S7. Ambas las podemos coger desde nuestra parada de metro junto al apartamento, pero se nos antoja que va a ser más fácil coger la S7 a la vuelta que a la ida, por lo que nuestra primera parada en dirección Postdam será Wannsee.


La visita de la casa es de lo más interesante, no sólo por la exposición que hay en ella sinó por los hechos acontecidos durante enero de 1942. En ella se produjo una reunión de altos cargos de la SS y de ministerios del Reich. Los participantes no eran los peces más gordos, dijeramos que eran los segundos peces, o sea, secretarios de los ministros. 


El general de las SS Reinhard Heydrich tenía la misión de informar al resto de altos cargos de la decisión tomada por Hitler y Himmler, acabar con el problema judío definitivamente, poner en marcha la Solución Final. Me refiero a crear campos de exterminio y liquidar judíos y otras razas inferiores en masa.

Os dejo toda nuestra interesante visita a esta casa como rincón de plata y en:

La casa de la Conferencia de Wannsee, el cerebro del Holocausto.







Nos vamos a Potsdam. 


Llegamos a las 12:30. Nos asaltan los vendedores de autobús turístico. Cómo es tarde y nos lo dejan por 10€ decidimos cogerlo. Salía a las 13:00 por lo que tenemos tiempo de comer algo en la estación.




Os voy a dar una pincelada de nuestra visita a Potsdam a la espera de que me anime a hacer un post más exclusivo de la ciudad.


El autobús da una vuelta por todos los monumentos más famosos de la ciudad haciendo tres paradas.






Bajamos en dos palacios y luego en la casa de la Conferncia de Postdam que fue también el último Palacio de la familia.


Nos despedimos del guía porque nosotros la queremos ver por dentro.


La conferencia de Potsdam fue una reunión llevada a cabo en esta ciudad entre el 17 de julio y el 2 de agosto de 1945, que tuvo lugar en el Palacio Cecilienhof. 



Los participantes fueron la URSS, Gran Bretaña y EEUU, es decir los aliados en la Segunda Guerra Mundial. 




Stalin, Churchill (posteriormente Clement Attlee)  y el presidente Harry S. Truman acordaron algunos puntos importantísimos del final de la guerra, cuando la Alemania nazi ya había sido derrotada y desde esta misma casa se lanzó el ultimátum a Japón para que se rindiera.

Espero explicaros todo esto en un post pues la casa de la Conferencia de Potsdam es un rincón de plata con todo merecimiento.


Luego cogemos el autobús 603 y bajamos al centro de la ciudad. Vemos la

puerta de Brandenburgo de Potsdam, la iglesia, las casas de los holandeses y volvemos a la estación.







VOLVEMOS A BERLÍN:

Cogemos el S1 hasta Wannsee porque el S7 no llega a Postdam. En Wannsee cogemos el S7 hasta Grunewald y bajamos allí.


Vemos el Gleis 17.




un pequeño memorial a los judíos deportados a los campos de concentración o de exterminio desde Berlín, entre los años 1941 al 1945.

El andén o la plataforma 17 desde donde partieron más de 50.000 judíos berlineses a la muerte.



¿Interesados por verlo o por saber algo más? pues no te pierdas el post que he escrito sobre él en el enlace anterior.


Continuamos a Berlin y nos vamos al apartamento.


Mientras íbamos en el metro iba pensando casualmente que en el bus antes de entrar enseñas el ticket o bono que hayas comprado, pero en el metro todas las entradas son libres, no hay impedimentos o máquinas donde pasar el billete para poder entrar (sí las hay para validarlos), o sea, que te puedes colar en el metro perfectamente.... o eso parece.... ojito!!. Había pensado eso hacía un momento cuando se acerca al hombre que estaba a nuestro lado un tipo que le pide el billete. Nada hacía pensar por su aspecto que era revisor excepto por una enorme pda y una libreta. Llevaba ropa de calle, unos tejanos y camiseta, bajo, un tanto desaliñado, media melena y barba. Nos pide el billete y mientras se lo pide después a los de enfrente, una pareja de jovencillos se levanta y se dirige hacia la puertas del metro antes de que pare en la estación. Va hacia ellos les pide el billete y... Zas! cazados. Aparece otro compañero para ayudarle, también de paisano. Ojito pues a viajar sin billete aunque a priori parezca que estos alemanes sean ingenuos.










Día 5. 29 de marzo.


Día dedicado al bus turístico. Y con ese título me levanto de la cama, desayunamos, twitteo y feisbukeo así como googlepluseo, algún instagram.... 


Qué pasa! No hay prisa ¿no? El día es de visita en el bus, bajando en alguna de las paradas y retozando del buen día soleado que nos había amanecido.


Bueno, o eso creo. No sé, tengo la sensación de que algo se me olvida... cagon la leshe! Si tenemos reservada hora para visitar la cúpula del Reichstag o Bundestag!!! 





Ostras, no lo recordaba! Y creo que era para las nueve.... ya no podemos ir. Saco el papel de la reserva y observo con alegría que era para las 10:30, perfectamente a tiempo de llegar porque eran las 9:30 (aunque pone que se ha de estar 15 minutos antes).


Salimos contentos porque todo se había quedado en un susto. Cogemos el S2 desdenuestra parada de Anhalter banhoff hasta Brandenburg Tor y desde la puerta andamos al Parlamento que está al ladito.


Como tenemos la reserva accedemos directamente a la caseta de seguridad. Si no has hecho los deberes te toca cruzar la calle y en una pequeña carpa sacar el ticket (se necesita una identificación tipo DNI o pasaporte). La cola era curiosa por lo que se aconseja reservar por internet. Ah, es gratis todo.


Así que pasamos el control, subimos en ascensor y nos plantamos en la terraza de la cúpula. Desde allí unas vistas estupendas, el acceso a la cúpula es toda una experiencia mientras asciendes una rampa en espiral. Os lo cuento en un post de rincones de plata:


el ascenso a la cúpula del Bundestag 






La visita te vuela entre hora y media - dos horas. 




Nos vamos al Bus turístico. 


Lo menos hay 4 empresas de buses. Nosotros escogimos la del Bus turístico Citysightseeing.

Como sé que es engorroso la búsqueda y compra por internet de estas cosas, os lo dejo en este enlace todo el bus turístico muy bien explicado y donde podéis comprar el tícket online como nosotros. Sólo tendréis que Imprimir el justificante que recibirás al terminar el proceso de compra online y entregarlo junto a un documento de identificación en cualquiera de los autobuses turísticos City Sightseeing que tomes. La verdad es que es la forma ideal de aterrizar en la ciudad el primer día y hacerse una idea global de ella. Nosotros como ya hicimos eso con el segway pues ya no nos hizo tanta falta.

Justamente el Citysightseeing no paraba en el Bundestag sinó en la Puerta de Brandenburgo, cerca de todas formas, y hacia allí fuimos.




Este bus tiene 2 tours, dos rutas diferentes conectadas entre sí en seis paradas.

El autobús desde la Puerta pasa delante del Parlamento, cruza el río Spree por el puente de Calatrava, bordea el río y continúa hacia la columna de la victoria.



Ahí toma la avenida que va hacia el Palacio de Charlottenburg cruzando el parque principal de Berlín, el Tiergarten.



Luego recorre la zona del Berlín oeste, la avenida Kurfurstendamm y la iglesia del Recuerdo o Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche.



 Después pasas por la zona de las embajadas y entras en Potsdamerplatz. Pasas delante del antiguo edificio de la Luftwaffe y Topografía del Terror.




Checkpoint Charlie


Luego pasas por la Gendarmenmarkt donde veréis la iglesia francesa y su gemela alemana.



y te diriges hacia el East Side Gallery, pasando por todos los murales del muro de Berlín, cosa que tiene su gracia pues es una magnífica introducción a esta parada.

Ahí decidimos bajar porque es una zona alejadilla del centro (ahorrándonos venir expresamente en bus o metro) y lo más importante, era la hora de comer.

Esta parada de bus se convirtió en una experiencia viajera, os la explico en este enlace de los murales del East Side Gallery.




La parada casi está en uno de los lados del kilómetro y poco más de esta zona de muro que todavía se conserva. Concretamente te deja frente al mural más famoso, el del beso de Breznev y el presidente de la DRA, la Alemania comunista.



Cerca del puente hay dos puestos de comida, los piratas, el más caro, y el low cost, evidentemente nuestra elección. Salchichas, hamburguesa, patatas y cerveza. Más típico alemán no se puede, así que los que alguna vez me habéis reñido por no probar lo suficiente la gastronomía local podéis ver que estáis completamente equivocados (bueno, este viaje en concreto de 6 días hemos ido a dos restaurantes, no está mal).





Una vez con la tripa llena ya ves en color los murales que hasta ese momento tenían sólo tonos blanquecinos color bragswurts.

Recorrimos andando todo el muro hasta el otro lado, aunque quizá haya mejor método para hacer este recorrido, bebiéndose unas birricas.



A mitad de camino nos encontramos con todos los superhéroes de marvel, cosa que nos sorprendió pues estábamos en Berlín y no en una ciudad americana.



Se pusieron muy contentos al ver el chico de la bici de Mi baúl de blogs y me bautizaron Super Handsome, cosa que me puso muy contento a mí y de esa felicidad mútua surgió esta foto para la historia.


Después de ver esa foto sin duda vuestro interés disminuirá al ver otro de los murales históricos de la zona, pero ahí va.

El soldado que salta está desertando, no os penséis que hace otra cosa.



En fin, unos murales un poco flojillos pero importantes, por lo histórico del lienzo, mayormente.


Volvimos andando hasta la parada. Para que no tengáis que recorrerlos en ambos sentidos he leído que la mejor manera de llegar al East Side Gallery es con el metro bajando en la parada de Warschauer Strasse de la línea 1, y a la vuelta la estación de Ostbahnhof, que comunica con las líneas S7, S9 y S75.




Seguimos nuestro recorrido con el bus turístico.

Pasamos por la torre de la TV



y recorrimos toda la Unter den Linden, bordeamos el río Spree,



y llegamos al parque  y nos bajamos en Tiergarten para ver


la columna de la Victoria.



La construcción de la columna se inició para conmemorar la victoria de Prusia en alianza con el Imperio austríaco contra Dinamarca en la Guerra de los Ducados de 1864.

Inicialmente erigida frente al edificio del Reichstag, en medio de la Königsplatz (ahora Platz der Republik), la columna fue trasladada a su ubicación actual en medio del parque Tiergarten.


Subimos al mirador a 65 metros de altura después de recorrer los 285 escalones en caracol que tiene en su interior.







Al salir ya eran más de las 17:00 horas y el bus turístico se había acabado. Pero justamente coincide su parada con una del autobús 100 que nos llevaba directamente a nuestro siguiente destino,




La iglesia del Recuerdo o Kaiser-Wilhelm-Gedächtniskirche.



Es una iglesia evangélica luterana, popularmente conocida como Gedächtniskirche (iglesia del recuerdo, en recuerdo del emperador Guillermo).

Está en la plaza Breitscheidplatz, junto a la avenida de Kurfürstendamm en Charlottenburgo-Berlín (cerca del lado suroccidental del Tiergarten).

Ahora es un monumento protegido tras ser destruida en la Segunda Guerra Mundial.

Enseguida nos plantamos frente a los restos de la bombardeada iglesia. Cerraban a las seis la zona moderna de esta, así que nos conformamos con verla desde afuera deleitándonos con unos redobles de campanas que no se si anunciaban las horas en punto o lo contento que estaba el cura por cerrar.


Paseamos por la avenida junto a la iglesia y nos tomamos un chocolate con pastel en el Mc Café.



Hala, vengaaa! .... Zona de improperios contra lo sacrílego de ir a un Mac Donalds de viaje........


....... Zona de me la pela porque es barato, bueno y con wifi............  :)

Pero esta vez nos llevamos dos sorpresas. La primera más que sorpresa era reafirmación de que en Berlín no hay un puñetero wifi libre, al menos nosotros no lo encontramos.


La segunda era que aquí también te cobran por ir al lavabo. Qué mala costumbre de los berlineses el cobrar o poner el platito en todos los lavabos. Con el platito hay un señor que límpia esos cutres lavabos (en Berlín no se gastan mucha pasta en retretes) de cuando en cuando y pasa el platillo el resto del día. Es como un mono de feria que tras el espectáculo recauda monedas aunque en este caso la música la pone el usuario.

Por cierto, nosotros si el tip@ no pedía moneda no la soltábamos que para eso nacimos en la tierra de Jaume I. Para que después digan de los catalanes oye, estos sí que cobran por todo.


Frente al Mc había una escultura de estas modernas mastodónticas que valen un millón de veces la propina del lavabo. Esta vez era una alegoría de las 4 zonas en que se dividió Berlín tras la Guerra, juntas, interdependientes pero sin llegar a tocarse.



Cómo habíamos visto al mediodía que habían montado un escenario junto a la Puerta de Brandenburgo supusimos que habría fiesta y más siendo sábado. Retrocedimos hasta el bus 100 que nos llevaba frente a la puerta de Brandenburgo, así aprovecharíamos para verla de noche.




Cruzamos el monumento al Holocausto de noche. No está iluminado y no nos dio ninguna sensación particular. Es un monumento que a mí particularmente me deja bastante indiferente. Si sumamos el enorme espacio que ocupa casi pueda incluirme en el bando de los detractores, pues el memorial ha levantado disputas y diferentes puntos de vistas sobre su valor artístico.




La verdad es que estos alemanes no saben utilizar bien el cemento. Con todas esas toneladas de mortero en España hubiéramos hecho un aeropuerto y un par de urbanizaciones.


Continuamos hacia Potsdamer platz para ver de nuevo iluminada la cúpula del Sony Center. Curiosamente el rato que estuvimos allí no se puso en marcha (eso que era sábado noche). 


Cruzamos la calle y nos dimos cuenta de que en el suelo habían estrellas tipo Hollywood Boulevard a la alemana. 




Antes de ir a dormir cenamos en un pizza hut de la zona.





Día 6.  30 de marzo.


Nos levantamos temprano para aprovechar la mañana porque nuestro vuelo sale a las 16 horas. La putada es que encima han adelantado una hora y dormimos menos.


Salimos sobre las 9 ya desayunados en nuestro apartamento. Tenemos hasta la 13, hora en que hemos quedado con el propietario para devolverle las llaves.


Nos dirigimos a la Topografía del Terror para recorrer la calle Wilhelmstrasse donde se levantaban los palacios que albergaban la Gestapo y las SS.





Observamos que la calle está cortada por la policía. De hecho hay vallas y policía por todas las calles adyacentes. Madre mía, si van a hacer la media Maratón de Berlín.


El caso es que cuando llegamos a Checkpoint Charlie nos damos cuenta que la calle está completamente cortada a la circulación además de no haber casi nadie por ser domingo temprano.


Unas fotiquis de la calle sin gente.





Visitamos el museo del Checkpoint Charlie. 



El museo no está mal, quizá bastante caro para lo que hay. Vale 12'5€ aunque nos cuesta 9€ con la Berlin Welcome card (entra con el Berlín pass). Si quieres audioguía pagas tres euros más, no se cuanto más por hacer fotos (aunque hice unas cuantas de incognito) y 50ct por ir al puto lavabo del museo.




O sea, que si pagas todo eso te vas a los 18€.... pa cagarse... bueno, mejor no que son 50ct ir al lavabo.


La verdad es que salimos con un poco más de cultura sobre la Guerra Fría. Hoy está siendo un día muy de Historia, bueno, todos los días lo están siendo. Quizá si hubiera sabido del próximo consejo y de lo baratas de sus excursiones, las hubiera reservado y hubiéramos aprendido un poquito más. Yo por si acaso os las dejo por si os van bien..



Para finalizar nuestra visita de Berlín nos vamos a la Gendarmenplatz porque aunque habíamos pasado dos veces por ella no la habíamos saboreado lo suficiente. No porque tenga mucho que visitar sino que la vimos desde el Segway y desde el bus turístico.



Sólo llegar nos metimos en la iglesia alemana que no tiene mucho para ver ni se puede subir y tener vistas panorámicas. Para hacer eso has de ir a la francesa, cosa que hicimos con celeridad y, tras pagar los 3€ por adulto, subimos unos cuantitos escalones hasta acceder al mirador. No es tan bueno como el de la catedral pero sin duda que por el precio y si no os faltan ganas de subir todos esos peldaños, es una opción imprescindible en vuestro paso por esta plaza.




Y se acabó nuestra visita de Berlín. Nos han faltado bien bien 2 días más para ver museos y saborear con calma la ciudad. Hubieramos subido de día a la torre de la TV y de noche al parlamento. No es que 5 días no den para Berlín, pero si quieres hacer Sachsehaussen y Postdam, va a ser que lo ideal son 7. Pero si sólo dispones de 5 pues vas a quedar contento como nos hemos quedado nosotros.

Incluso nos dió tiempo a correr la media maratón de Berlín :)




Volvemos al apartamento de Gowithoh y devolvemos llaves y cogemos maletas.


Metro hasta la puerta de Brandenburgo y el autobús TXL hasta el aeropuerto. Todo fácil hasta el último momento. Nos vamos Berlín pero sin duda no nos importará volver. Creo que con la visita a la ciudad hemos triunfado más que los de la media Maratón.




Auf Wiedersehen!! 

o adiós en alemán. Aquí ya se han complicado un poco, pero siempre te queda la opción informal: TschüB (shuus)




No te olvides de consultar todos estos consejos para organizar tu viaje a Berlín en el menú desplegable debajo de la flechita






** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

4 comentarios :

  1. Que bien me vienen tus post sobre Berlín! a ver si pal año podemos ir U.U que ya tengo ganas...

    Aps y también somos de ir a Mc por los mismos motivos y por probar alguna burger rara del lugar xD pero vaya chasco con lo del wifi o el baño O.O

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bien Verónica. Me alegro que te estén yendo bien. Sabía de nuestra afinidad por la historia, ahora también por los Macs y sus burguers y wifis ;)

      Eliminar
  2. Fantástico artículo, muy representativo. Para mí, Berlín es la ciudad más limpia y ordenada con diferencia, al menos de Europa. Saludos!

    ResponderEliminar

Mi baúl de blogs TV