Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

25/5/11

visita ruta Veliko Tarnovo, Arbanasi, Preobrazhenski

No hay comentarios


 VELIKO 

TARNOVO







La carretera de Sofía a Veliko Tarnovo comienza en la A2 sentido Varna y tiene algunos baches al principio pero luego se transforma en una autopista perfectamente asfaltada.

A la altura de Lovech giramos hacia Troyan para ver el tercer monasterio más importante del país.




El Monasterio de Troyan estaba abierto pero la iglesia la cerraban a las 16 horas por lo que tuvimos que conformarnos con verla por fuera, aunque sus arcadas llenas de pinturas no tenían desperdicio. Los niños disfrutaron con la nieve que envolvía el monasterio mientras nosotros contemplábamos nuestro primer escenario monacal búlgaro, es decir, estancias de los monjes que rodeaban un patio interior donde se levantaba una iglesia ortodoxa. Como no había nadie hicimos fotos y video a placer, pero siempre disimulando un poco, parece que hagamos algo ilegal por plasmar en imágenes los recuerdos que borra el paso del tiempo.
Habíamos llegado a las 18:10 y marchamos a las 18:35, llegando a Veliko Tarnovo a las 20:05.
Pese a encontrarnos en la misma avenida Stambolov no encontrábamos el hotel porque la casa no se diferenciaba en nada al resto que se ubicaban en el margen de la calle y el letrero era muy pequeño y en cirílico. Tardamos 10 minutos en dar con ella y finalmente una vez vistas las instalaciones (no queríamos otro Maya), dimos el visto bueno y nos instalamos en las habitaciones. El hostal Stambolov no tenía nada que ver con el de la noche anterior.
Nos quedamos 2 dobles a 20 euros cada una con un baño compartido con una tercera habitación que estaba vacía.



Día 3    

Pensábamos estar 2 noches en Veliko, así que teóricamente nos marcharíamos al día siguiente a mediodía dirección Plovdiv.
Después de tardar más de lo previsto en desayunar en el café Stratilat frente a la estatua de Stefan Stambolov y comenzar nuestra visita a las 10:15, además de algún contratiempo en Arbanasi y un despiste yendo hacia Preovatseski, creíamos que no nos daría tiempo a ver todo. Pero para nuestra sorpresa, moviéndote en tu coche, da tiempo a hacer lo más importante en un día y más si lees este diario con los puntos gps que os pondré para que no os perdáis y vayáis directos a los puntos de interés.

El resultado es que en un día recorrimos:


Ver VELIKO TARNOVO en un mapa más grande


ARBANASI: el pueblo, el monasterio de Sveta Bogoroditsza y la iglesia de la Natividad.

MONASTERIO de Preobrazhenski 

TSAREVETS: fortaleza e iglesia

EL BARRIO DE ASENOVA: puente e iglesias por fuera (estaban cerradas).

MONUMENTO A LOS ZARES

CATEDRAL DE VELIKO: la vimos al día siguiente a primera hora antes de partir.




ARBANASI

A las 11 de la mañana habíamos recorrido los 4 kilómetros que separan Veliko de Arbanasi y nos encontrábamos frente al monasterio de Sveta Bogoroditsa. El pueblo de Arbanasi estaba bastante nevado, no obstante parece que la nieve no es muy reciente y las carreteras están completamente transitables. Para llegar al monasterio, que está en una calle del pueblo que más parece urbanización, dimos unas cuantas vueltas. Este pueblo está bastante mal señalizado e íbamos a perder tiempo tontamente buscando los lugares visitables.
Para los niños habíamos llegado al paraíso, no iban a parar de jugar con la nieve hasta irnos del pueblo.


Aunque el Monasterio de Sveta Bogoroditsa fue fundado en el siglo XIII estaba restaurado de fecha reciente, a pesar de que tanto el exterior como el interior aparentaban tener bastantes siglos, este último por el trabajo constante del humo de las velas.



Bien merece una visita sobre todo si hay misa como era el caso de esta mañana de domingo.
Hasta aquí habíamos llegado bien con el coche. Decidimos aparcarlo y no tentar a la suerte por estas calles nevadas y estrechas buscando la Natividad.
Llegar a la Iglesia de la Natividad fue una medio odisea, nos costó Dios y ayuda encontrarla, nunca mejor dicho, pues la ayuda vino materializada en forma de monje ortodoxo que nos guió entre sus calles blancas que parecían todas llevar a ningún lugar (el monje más simpático que hemos visto, porque desde luego no son la alegría de la huerta).



Su aspecto exterior amurallado nada induce a pensar la maravilla que encierran sus paredes. Diría que su apariencia externa es la de una casa cualquiera del pueblo alargada y de una planta. Por ello os dejamos las coordenadas GPS del lugar para que vayáis directos a la iglesia. N43º06.994´ E 25º 36.439´.





Lo más interesante son sus muros que entre los años 1632 y 1649 se cubrieron de frescos policromados que ocupan literalmente hasta el último milímetro de pared. Disfrutamos de la visita completamente solos pues nos abrió la mujer encargada del lugar que además nos dejó en el interior para robar las instantáneas a placer mientras nos turnábamos en la guardia para no ser pillados en este acto que sería recurrente todo el viaje. Éramos los ladrones fotógrafos de pinturas monacales y eclesiásticas, uno de los peores delitos del cielo ortodoxo. Menos mal que si vamos al cielo supongo que nos tocará por la entrada de los católicos y no nos reconocerán.





A la salida la mujer nos dio unas postalitas, supongo que por las 6 levas que pagamos por la entrada familiar. Parece ser que si no vas en fin de semana hay que llamar a un teléfono que está en el letrero de la puerta exterior para que venga esta señora.
Os dejo el video de la visita



De allí descansamos en una “Mexana” típica del país donde tomamos unos refrescos y café.



 MONASTERIO DE PREOBRAZHENSKI 

Un lugar que no os podéis perder bajo ningún concepto en vuestra visita a Veliko es el monasterio de la Transfiguración o Preobrazhenski.
Tardamos más de la cuenta en llegar porque al salir a la carretera de Arbanasi a Veliko nos fuimos en sentido contrario a la ciudad porque el monasterio no salía en el GPS y nos orientamos mal. De todas maneras lo que nos está pasando aquí no nos pasa habitualmente porque si no seríamos los 4 tontos muy tontos de viaje. Y es que nos está costando sobremanera dar con los lugares en Veliko y alrededores.

El caso que para ir al monasterio hay que volver a Veliko y tomar la E85 que pone en el mapa, aunque nosotros en nuestro diario la tenemos apuntada como E78. En dirección norte a 6km y concretamente en N 43º 06.994´ E 25º 36. 439´, daréis con este solitario monasterio.
El monasterio se asienta en una ladera de montaña, que más sería precipicio rocoso, como así lo muestran las enormes rocas desprendidas que han quedado en los alrededores del complejo. La pendiente desciende hasta el río Yantra, cuyas aguas se dirigen hacia Veliko Tarnovo. Nada más llegar se respira la tranquilidad monacal, estamos sólo nosotros visitando el complejo. No había oído antes de este lugar hasta que un día el Sele, de El rincón de Sele.com mostró en su web un video de Preobrazhenski   dentro de su viaje a Bulgaria y Macedonia, del cuál aprovecho para aconsejar que os leáis sobre todo la introducción y guía práctica, que yo he obviado en este diario para remitiros directamente a su web. Como digo, al ver el video me prometí que iría a este lugar y a este estupendo país que es Bulgaria. Y aquí estamos, en este monasterio del siglo XIV reconstruido en el XIX tras la destrucción que padeció durante la época otomana. 


Teníamos frente a nosotros la rueda de la vida movida por ángeles junto al demonio que con su guadaña acaba lanzando a los pecadores a un monstruo. Casi tan conmovedor como el demonio de Troyan.


El monasterio se adapta al llano que regala el precipicio por lo que cambia la estructura típica de los monasterios búlgaros, donde todas las instalaciones envuelven a la iglesia aparentando más un fuerte que un lugar de recogida. Preobrazhenski en cambio, tras su puerta de entrada, nos muestra la iglesia encajada entre la pared y la pendiente, que le protegen en esos lados, y el resto de instalaciones dispuestas en el espacio llano, la mayoría casi esculpidas en la pared, como refugiándose de la posible caída de piedras. Estos potenciales y peligrosos desprendimientos son palpables en las dos enormes rocas a ambos lados de la iglesia. Una de ellas rodando descontrolada bien podría arrasar el campanario y toda la construcción.
En el interior volvimos a deleitarnos con esas pinturas típicas ortodoxas. Esta vez el monje, tras pagar unas pocas levas por la entrada, nos dio permiso para fotografiar y filmar a discreción. No nos lo podíamos creer, era el primer templo búlgaro en el que podíamos hacer de turistas tranquilamente. Las pinturas estaban siendo restauradas y pudimos ver las diferencias entre unas pinturas recientes y otras ya tocadas por el paso del tiempo y sobre todo de la acción del humo de las muchas velas.
Caminando muy poco tras las instalaciones de los monjes, en dirección opuesta a  esta iglesia, encontramos otro templete pequeño y cerrado, con el cementerio de los monjes en el espacio trasero.



Bajando al piso inferior del templete encontramos una puerta abierta y en su interior pequeños cofres y sarcófagos, así como cráneos y huesos humanos. Un poco macabro. Suponemos que eran huesos de monjes muertos y desenterrados. (Todas las fotos en este rincón)





Cuando volvimos a Veliko nos fuimos directos a comer antes de atacar la fortaleza de Tsarevets. Fuimos al restaurante con el difícil nombre de Shtastliveca.
Al salir hace un sol increíble y no es la tripa llena que nos hace ver todo más claro. El caso es que un día que amanecía de nieve se ha convertido en una tarde radiante que nos permite ver la fortaleza de Tsarevets como en verano, aunque con restos de nieve.


CIUDADELA DE TSAREVETS (Царевец)

La fortaleza e iglesia se encuentran en el mismo pueblo de Veliko, justo en la curva que dibuja el río Yantra, de manera que el río rodea casi por completo la fortaleza que, emplazada en la colina rocosa, le convierte en un lugar estratégico natural inmejorable que ya advirtieron sus ocupantes desde el IV milenio a.C.



Fue capital del segundo reino búlgaro hasta que la invadieron los otomanos y la redujeron a escombros.
Sólo podemos admirar en la actualidad unos pocos edificios restaurados de los 400 que habían a parte de las 22 iglesias.

Entramos por la puerta principal tras pagar 6 levas toda la familia y comenzamos a subir escaleras hasta la iglesia del Patriarcado, del siglo XIII, que domina la colina. Dentro hay que destacar los murales modernos que decoran las paredes.


Subiendo a la iglesia y al poco de cruzar la puerta principal, nos había recibido un espectáculo de muñecos mecánicos que llevaba una familia búlgara y que está distraído para los críos. Te cuentan la historia de esta ciudad medieval. Os dejo un video aquí.

Bajamos al Palacio Real.



Y después de unas vueltas salimos de la fortaleza y nos fuimos al barrio de Asenova.


BARRIO DE ASENOVA

No hay que perderse tampoco el dar una vuelta por este barrio que se extiende a ambos lados del río y bajo los elevados muros de la fortaleza del lado norte, al lado de la carretera que nos llevó a Arbanasi.



Este barrio estuvo habitado por artesanos y clérigos que lo abandonaron tras el terremoto de 1913. Testimonio de que lo habitaban bastantes clérigos es la cantidad de iglesias que tiene este pequeño barrio de Veliko Tarnovo. No sé si por la hora que fuimos, que era poco más tarde de las 16:00h, el caso es que todas estaban cerradas. Pero vale la pena echar un paseo y cruzar el puente de madera.



Al otro lado encontraremos la hermosa Iglesia de San Demetrio, de 1185, aunque totalmente restaurada en el siglo pasado.


Otras iglesias del barrio son la de los Cuarenta Mártires, la iglesia de la Dormición, la iglesia de los santos Petûr i Pavel y la de Sveti Georgi.




Volvemos hacia el centro de Veliko Tarnovo y nos dirigimos hacia el Monumento Asenid, ese monumento que nos dio la bienvenida a la ciudad el primer día cuando nos asomamos al balcón del hotel o a cualquier mirador del río de la ciudad.
Esta vez las vistas serían diferentes, desde el monumento se puede contemplar las antiguas casas de la ciudad al borde del precipicio. Dos estampas de Veliko que se quedan en el recuerdo.



Aparcamos el coche antes del puente Stambolov y lo cruzamos andando.
El monumento Asenid conmemora el 800 aniversario de la fundación del segundo reino búlgaro y de sus zares.


Aquí los niños disfrutaron escondiéndose entre las estatuas y asomándose al río.

De nuevo en la calle Stambolov intentamos visitar el barrio de la artesanía pero ya estaba todo cerrado, y eso que todavía no había oscurecido, lo hace a las 18:30. Después de cenar me acerqué yo sólo a Tsarevets para verlo de noche iluminado, pero mi sorpresa es que comenzó a nevar fuerte y me volví enseguida.
Cuando despertamos, lo hicimos en un Veliko diferente, casi blanco. Nuestras vistas a Asenid, el río Yantra y las casas de Veliko se habían transformado en una estampa navideña.


Nos empezó a preocupar el estado de las carreteras de camino a Plovdiv, más considerando que teníamos que cruzar la cordillera de los Balcanes y no teníamos cadenas pues la chica de Hertz nos dijo que en esa época no hacía falta.
Pero el caso  es que no nevaba y más bien parecía que iba a hacer un buen día.
Nos despedimos de Veliko visitando su catedral y con esto concluimos nuestra visita de Veliko.



Nos hemos dejado cosas pero el tiempo es muy justo para todo lo que queremos hacer en este viaje. Algunas de esas cosas que nos quedaron están en este enlace de Wikipedia que pone los principales atractivos de la ciudad.
Y este es el vídeo de la visita de Tsarevets, Asenova y el centro de Veliko:



Iniciamos ruta hacia Triavna a las 10:10h.




LINKS RELACIONADOS


TODO EL VIAJE BULGARIA Y MACEDONIA     








** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Mi baúl de blogs TV