Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

13/3/11

viajar ruta recorrido Cagliari

2 comentarios


En el vestíbulo de llegadas del aeropuerto tenéis una pequeña máquina que expende billetes de autobús a Cagliari por dos euros. La frecuencia era de cada media hora aproximadamente.
Llegamos a Cagliari en poco tiempo, pues el aeropuerto está a unos 6 km, y paramos en la central de autobuses.
La central de buses está en el lado oeste de Via Roma en la parte de mar, al lado de la terminal de tren y delante del ayuntamiento. Tenéis una oficina de turismo en el parque que está enfrente. También hay una casa de alquiler de Hertz entre la puerta del Mac Donalds y la de entrada a la estación.
La información la encontraréis en el vestíbulo de la estación pero los billetes se compran en una habitación dentro del Mac Donalds.
La estación tiene 8 andenes numerados y en el vestíbulo sobre la cabina de información y los carteles de trayectos y horarios veréis un panel electrónico con las salidas informando del andén, el destino y si está ya embarcando.
En información nos dijeron que el autobús a Iglesias salía a las 20:30h por lo que teníamos unas seis horas para ver Cagliari.
Por fin en Cagliari, la ciudad más grande de Cerdeña y que alberga gran parte de la actividad comercial y turística de la isla. Cuenta con un interesante casco antiguo, el Castello, una estupenda playa, El Poetto, y un núcleo comercial y de ocio entorno al puerto y al barrio de La Marina, con tiendas, bares, cafeterías y mucha animación.

Es una ciudad fácil de recorrer a pié, donde puedes perderte por las estrechas calles que dan forma al casco antiguo, emplazado en la parte alta de la ciudad y rodeado de fortificaciones. Los orígenes de Cagliari se remontan a la época de los fenicios en el inicio del pasado milenio. Al igual que el resto de la isla, con el paso de los siglos sufrió diferentes invasiones. Romanos, pisanos, genoveses y catalanes dejaron su huella hasta la unificación italiana.



Una vez en el exterior de la central de buses nos dirigimos a la oficina de turismo pero estaba cerrada. Por lo que había leído de la ciudad tenía claro que la visita del barrio antiguo o del Castelo la quería comenzar desde el Bastión de Remy.

Este barrio está en lo alto del monte que domina el centro de Cagliari, teniendo como puerta del mar el barrio de la Marina. Y aquí es donde nos encontrábamos, en su principal avenida, la vía Roma. Este paseo marítimo de Cagliari tiene en su margen del lado montaña unos edificios con sus pórticos y sus palacios de principios del Novecientos, bajo los cuáles se disponen unas arcadas que cubren el paso a los peatones que recorren el barrio de la Marina.
Est
e barrio originariamente destinado a alojar las viviendas de los trabajadores del puerto, de los aduaneros, de los pescadores y en general de la gente del pueblo de Cagliari, está estructurado en calles paralelas y perpendiculares.
Frente al puerto comenzó nuestro ascenso una vez recorridos los soportales bajo estos edificios, nos introdujimos por el entramado de callejuelas que finalmente desemboca al pie del bastión.

Se edificó a finales del siglo XIX remodelando los antiguos bastiones españoles.

Se accede por una escalinata que asciende por una impactante monumental fachada neoclásica, la cuál atraviesas para acceder a una enorme terraza con vistas increíbles del puerto.

Hemos enlazado el barrio de Villanova con el de Castelo. En un nivel superior hay una plazoleta con otra fachada neoclásica. Asoma esta terraza a la cafetería degli Spiriti. La callejuela de la derecha sube hacia la catedral de Santa María. En esta calle está la plaza Mercede Mundula que posee un bonito mirador de la parte este de Cagliari.
Cuando llegas a la plaza Carlo Alberto ves la fachada de la catedral, que sólo conserva la torre o campanario de planta cuadrada.



La primitiva fachada medieval fue rehabilitada en estilo barroco en 1702 y en 1933 en estilo neorrománico-pisano. Pero lo que a mi verdaderamente me sorprendió gratamente es el interior y la cripta de la catedral, que, francamente, nos gustaron bastante.



Continuamos ascendiendo por la plaza, aunque el desnivel a esta altura es muy pequeño, y llegamos a una zona un poco más ancha que forma la placita Mafalda de Savoia, en la que hay una puerta que da a la plaza del Arsenal y que está junto a la torre de San Pancracio. Esta torre es la gemela de la torre del Elefante.



Las dos juntas son una de las vistas clásicas de la ciudad. Situada más al norte que su gemela, se alza como punto más alto de la ciudadela. Permitía el control de todo el territorio en torno a la ciudad. Desde el siglo XVII hasta finales del XIX se utilizó como cárcel. Hoy, como era lunes, no se podía subir. La plaza Arsenale es el marco donde se emplaza laCittadella dei Musei, o Ciudad de los Museos, un conjunto de edificios de entre los que destaca el Museo Arqueológico, indispensable para conocer los orígenes de Cerdeña y la civilización nurágica.




Desde aquí retrocedimos hacia la catedral. Decidimos no salir de la plaza del Arsenal por la puerta de María Cristina que da a la zona oeste de la ciudad, dejándolo para la visita del último día.
Al llegar a la altura de la catedral bajamos las escaleras y estuvimos un rato sentados frente a una pequeña estatua de San Francisco de Asís, un santo muy venerado en la isla, ya que los capuchinos que pertenecen a su congregación son muy queridos por aquí. 


También se puede iniciar la visita partiendo de la estación central de Cagliari y yendo hacia la plaza Carmine, punto de partida del pequeño tren turístico cagliaritano.





Nos recorrimos con él la parte este y al llegar a la ciudad vieja en la parte alta nos bajamos en la piazza del Arsenal, dentro del recinto del castillo. Desde la plaza se accede a la Ciudadela de los museos, moderno complejo museístico dentro del área del antiguo arsenal militar. Cruzamos la Puerta de María Cristina para dirigirnos al anfiteatro.
Delante del anfiteatro nos encontramos el convento de capuchinos Buen Camino, la central de los capuchinos de Cerdeña. He aquí un sitio que no me esperaba ni había oído hablar de él y resultó verdaderamente curioso.

El convento iglesia está situado en la confluencia de dos calles que convergen y cuyos nombres son los mismos que los beatos adorados en esta iglesia; Sant Ignazio de Laconi y Fray Nicolás de Gesturi.

La iglesia posee capillas con los despojos de ambos, aunque el de Sant Ignazio es más espectacular porque está momificado en una urna de cristal a la vista del devoto. Una ciudad y una isla devota de este santo.
Volvimos a la zona del castillo y volvimos a la torre del Elefante, a la que se puede acceder a la terraza





para observar unas vistas maravillosas de la ciudad y por la que por nada os podéis perder en esta visita.




Fuimos a comer al restaurante El Corso y visitamos por fuera, ya que estaba cerrada, la iglesia de Sant Michelle.
Después bajamos por la via Largo Carlo Felice y nos comimos un helado en la cafeteria del Largo.
Espero que os hayáis hecho una pequeña idea de la ciudad.


Si queréis más info consultar la entrada de nuestra escapada al sur de Cerdeña, en que aparte de Cagliari visitamos Iglesias, Carbonia y la costa suroeste.  AQUÍ.
















** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

2 comentarios :

  1. Hola, gracias por tus consejos, nos vienen muy bien para organizar nuestro próximo viaje. Una consulta, sabes si desde el puerto donde paran los cruceros hasta llegar al centro de la ciudad hay mucho recorrido? si se podrían ir andando o tenemos que coger taxi o autobuses (vamos con 3 niños). Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde el puerto no lo sé porque hice este viaje con avión. No te puedo asesorar por experiencia personal, lo siento :(

      Eliminar

Mi baúl de blogs TV