Slider

Busca sitios

Ticker /* Anulado */

8/6/10

visita tour ciudad vieja Jerusalen

4 comentarios


JERUSALÉN

DATOS GENERALES
Extensión: 123 km²
Religión: Judíos (80%),musulmanes (15%). Otras minorías: drusos y cristianos.
Moneda: Shekel
Etnias: 80% judíos, 15% musulmanes, 1,7% cristianos y no judíos (mayoritariamente árabes)
Población: 724.000 habitantes
Idiomas: El hebreo y el árabe. También se habla español (sefardí) y yiddish.
Huso horario: GMT +2
Electricidad: 220Voltios a 50Hz.Enchufes de tres clavijas se necesita adaptador.
Pesos y medidas: sistema métrico
Clima: templado. La ciudad tiene calurosos y secos veranos y, a causa de su altitud,inviernos relativamente fríos, con algunas nevadas ocasionales. Temperatura media en enero
9°C y la temperatura media en julio 23°C.

el hotel en el que estuve el 2006 se llamaba Park hotel Jerusalem y nos costó 68 euros la doble con desayuno y estaba en 2 VILNAY STREET.
El hotel me pareció bastante correcto, pero el del 2007, que como digo no me acuerdo, me pareció muy similar. Si queréis mirar aquí hoteles Hoteles en jerusalen  y buscar por la zona de Jaffa. En esta zona hay varios y a mí me pareció ideal para alojarse. En realidad, el grueso de la visita de esta ciudad será en la ciudad vieja, por lo que cuanto más cerca te alojes de ella mejor para vosotros. De todas formas los taxis no son muy caros (Los taxis pueden ser parados en la calle, ordenados por teléfono, o tomados en una parada de taxis o en los principales hoteles. Usualmente hay taxis esperando afuera del Museo de Israel y Yad Vashem. La ley exige que los conductores de taxis usen sus taxímetros, pero misteriosamente algunos taxímetros dejan de funcionar el momento en que un turista entra en el taxi. Puede insistir en ello, pero si desea el taxi de manera urgente, es posible que tenga que negociar. La negociación de la tarifa le pone en una situación de desventaja a menos que usted esté familiarizado con la distancia a recorrer. Un recorrido de 10 a 15 minutos (las tasas diurnas aplican hasta las 9 PM) cuesta entre NIS 25 y NIS 30. La tarifa sube el 25% después de las 9 PM y en los sábados y festivos. Cualquier problema grave con el taxista puede ser comunicado al Ministerio de Turismo: Asegúrese de tomar nota del número que está en puertas delanteras del taxi o en el letrero iluminado del techo) y el transporte público es cómodo. (EGGED, la cooperativa de autobuses a nivel nacional, sirve a la Estación Central de Autobuses de Jerusalén con confortables autobuses, con aire acondicionado desde las principales ciudades de Israel) CENTRAL DE AUTOBUSES





Evidentemente, lo más importante en la visita de esta ciudad es su ciudad vieja.
La Ciudad Vieja de Jerusalén es un área de aproximadamente 0,9 km cuadrados, situada dentro de Jerusalén este, constituyendo hasta la década de 1860 todo el entramado urbano. La Ciudad Vieja es el lugar donde se ubican los lugares religiosos más importantes tales como el Monte del Templo y el Muro de las Lamentaciones para la religión judía, el Santo Sepulcro para la religión cristiana, y la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa para la religión musulmana.
Tradicionalmente, la Ciudad Vieja ha estado dividida en cuatro barrios, aunque los actuales nombres sólo se introdujeron en el siglo XIX. Estos cuatro barrios son el Barrio Musulmán, el Barrio Judío, el Barrio Cristiano y el Barrio Armenio.


Para que nos aclaremos más os he puesto un mapa de Google con todos los puntos importantes.


Ver ciudad vieja de Jerusalén en un mapa más grande


Nuestra visita de la ciudad vieja de Jerusalén siempre comenzaba donde acababa Jaffa y entrábamos por la Puerta de Jaffa.

Es una de las 8 puertas de la muralla y es hoy la principal entrada a la ciudad vieja de Jerusalén, por lo menos la más utilizada por los turistas. La puerta, en Hebreo: Sha'ar Yafo y en Árabe: EL-Khalil de Bab, construída en 1538, da a una plaza animada por cafés, tiendas de recuerdos, puestos de zumos de naranja y la información turística. Fue antaño la desembocadura de la carretera del puerto de jaffa a Jerusalén. A finales del siglo pasado albergó viajeros y peregrinos.
Desde la plaza surge la calle Cadena que cruza la ciudad vieja de oeste a este y lleva a los 4 barrios.
En la plaza, a tu derecha, se levanta majestuosa la Ciudadela-museo Torre de David.
construida durante el siglo segundo A.C. Para reforzar un punto que era débil en las defensas de la ciudad antigua, el cual fue destruido para construirlo otra vez por los cristianos, musulmanes y otomanes, entre otros que conquistaron esta ciudad a lo largo de la historia.



El Museo no reune objetos o documentos sino que presenta la saga de Jerusalén centrándose en los principales sucesos de su historia, desde los primeros testimonios de su existencia en el segundo milenio antes de la era cristiana, hasta el momento en que Jerusalén se convirtió en la capital del Estado de Israel. La visita es altamente recomendable, por su calidad gráfica, explicativa y por la cantidad de maquetas de la ciudad en diferentes estadios a lo largo del tiempo.
Destaca en su interior la Torre de David y la Torre de Phasael. El acceso al tejado de esta última, la más alta de la fortaleza, es una visita imprescindible de Jerusalén, pues desde ella contemplarás la visión panorámica del viejo y del nuevo Jerusalén en 360º.



A un lado la explanada de las mezquitas,



el monte de los olivos, la iglesia de la virgen María y de María Magdalena, y el Jerusalén Este. No podemos admirar el muro de las lamentaciones que queda escondido.



Dentro de la vieja Jerusalén veremos sus intrincadas callejuelas y destacará la cúpula del Santo sepulcro. Fuera de murallas veremos el hotel King David y la ciudad.
Un rincón inolvidable.
Os explicaré un recorrido de la visita que bien podéis utilizar como ejemplo para la que hagáis vosotros. Lo haremos de manera casi circular desde este punto, partiendo hacia la derecha y volviendo a la Puerta de Jaffa desde el barrio musulmán.
Así que tomaremos la calle del Partriarcado Armenio hacia la derecha según entramos a la ciudad desde Jaffa.
Esta calle es estrecha, andamos ya por el barrio Armenio. La presencia armenia se remonta al siglo IV cuando muchos peregrinos armenios se dirigieron a la zona.
En el siglo VII habían ya setenta monasterios armenios en Tierra Santa.
Tuvimos la suerte de entrar en una de sus iglesias durante la celebración de una misa.




La escena fue inolvidable, sobretodo cuando me vi rodeado en un lateral frente a una capilla por el oficiante y sus monaguillos. Resulta que la misa no es estática en el altar y van desplazándose por las capillas, cantando y orando y desperdigando incienso por doquier. Así que me quedé de piedra cuando me vi en medio de la escena, parecía un actor espontáneo.
Continuamos andando hasta la Puerta de Sión.
Aquí tenemos dos opciones según el tiempo que poseamos en la visita.
La primera es salir por la puerta de la ciudad vieja unos pocos metros y visitar la Tumba de David, el Cenáculo y la abadía de la Dormición.
La segunda es continuar la visita de la ciudad vieja.
Vamos a tomar la primera opción y nos adentramos en esta zona en que los tres monumentos están muy cercanos como podéis observar en el mapa.

Cruzamos la puerta de Sión para salir de la ciudad antigua y nos internamos en una especie de conjunto arquitectónico de calles estrechas y extramuro.

Nos dirigimos a la Tumba de David, que fue sepultado en su ciudad sobre la colina oriental (1 Reyes 2:10). La Tumba del rey David es un lugar reciente (medieval) que en realidad tal vez no se corresponda con su sepultura, ya que fue enterrado en la Ciudad de David, situada más al sureste. Curiosamente, esta tumba se encuentra en el mismo edificio de los Cruzados que alberga el Cenáculo.
Del patio enclaustrado del convento franciscano del siglo XIV, entramos a la planta baja del edificio, en una habitación que actualmente sirve como sinagoga. La puerta a la derecha da entrada a una sala de oración. Las mujeres no tienen permitido el acceso aquí. En el muro del sur hay un mihrab cubierto de azulejos de cerámica construido en el período mameluco (hoy en día oculto detrás de una biblioteca).




En la habitación siguiente hay un cenotafio que marca el lugar de la tumba del rey David. La lápida está cubierta por un paño de terciopelo (y una cubierta de plástico), y sobre ella hay coronas de Torá de sinagogas de comunidades judías que fueron destruidas en el Holocausto.




Como he comentado, en el mismo edificio encontramos el Cenáculo, según la tradición, el lugar donde Jesús y sus discípulos tuvieron su fiesta de Pascua, la Última Cena antes de que Jesús fuera juzgado.



Fue aquí que Jesús apareció después de la Resurrección y tuvo lugar el milagro de Pentecostés, en que el Espíritu Sagrado descendió sobre sus discípulos y les hizo hablar en muchas lenguas.
Os recomiendo subir a la terraza donde hay muy buenas vistas.



Por último, nos acercamos a la abadía de la Dormición. Construida entre los años 1901 – 1910 por los Padres Benedictinos, la Iglesia de la Dormición, también conocida como la Abadía de la Dormición, es uno de los lugares más interesantes de Jerusalén. Construida en estilo románico, el sitio marca el lugar donde la Virgen María cayó en su "sueño eterno".


El nombre latino de la iglesia es Dormitio Sanctae Mariae significando el adormecimiento de Santa María. Originalmente fue una Iglesia Bizantina conocida como la Santa Sión, la Madre de todas las Iglesias, pero fue destruida por los persas en el año 614. La actual quedó dañada durante los conflictos que sufrió la ciudad en 1948 y 1967.
La iglesia no es nada del otro mundo, quizá una iglesia más, pero la principal característica es la Capilla de la Dormición en la cripta ubicada en la parte inferior de una escalera en espiral. Una estatua de tamaño real retrata la Virgen María yacente. Y esto, la primera vez que fuimos casi nos lo perdemos!!.

Por suerte dimos con ella y volvimos de nuevo a verla al año siguiente.
La cripta es impresionante, pero lo más alucinante es ver a los devotos caer de bruces cuando se encuentran con la estatua yaciente.


Algunos rompen a llorar, los más rezan y cantan, y en general, a todos se les ve una cara de satisfacción y alegría (pese a que lloran), que nos deja estupefactos a los más agnósticos, entre los que me encuentro.




Ya de nuevo intramuros caminamos hacia el Cardo, situado ya en el barrio judío, la calle Cadena conduce a la calle Habad y esta al cardo. Edificado en el siglo V por los bizantinos, en la época en que estos construyeron la ciudad sobre el modelo romano de Aelia Capitolina. Para verlo mejor hay que descender hasta el pie de las columnas, muy bien conservadas, donde se extendía entonces la ciudad.
En la zona hay varios comercios y cafes y pequeños restaurantes.





La primera vez que lo vimos estaba lleno de soldados israelíes que nos pareció venían al lugar como excursión didáctica dentro de su programa de formación.

De aquí ya descenderemos hacia el Muro de las Lamentaciones, el último vestigio del Segundo Templo, el edificio más sagrado del judaísmo.



Los restos que aún quedan datan de la época de Herodes el Grande, quien mandó construir grandes muros de contención alrededor del Monte Moriá, en el año 37 adc. ampliando la pequeña explanada sobre la cual fueron edificados el Primer y el Segundo Templo de Jerusalén, formando lo que hoy se conoce como la Explanada de las Mezquitas.
De acuerdo con la leyenda, cuando las legiones del emperador Tito destruyeron el templo, sólo una parte del muro exterior quedó en pie. Tito dejó este muro para que los judíos tuvieran el amargo recuerdo de que Roma había vencido a Judea (de ahí el nombre de Muro de las Lamentaciones).
Los judíos, sin embargo, lo atribuyeron a una promesa hecha por Dios, según la cual siempre quedaría en pie al menos una parte del sagrado templo como símbolo de su alianza perpetua con el pueblo judío.
Los judíos han rezado frente a este muro durante los últimos dos mil años, creyendo que este es el lugar accesible más sagrado de la Tierra, ya que no pueden acceder al interior de la Explanada de las Mezquitas, que sería el más sagrado de todos.



Hasta aquí la historia. Una vez que accedes al interior del recinto (hombres y mujeres separados), sientes y respiras lo sagrado del lugar. La gente lo venera de tal forma que puedes sentir una cierta envidia de tener una fe tan grande y no ser tan escéptico empedernido como el que os escribe.
Es tal la devoción que la gente marcha caminando hacia atrás para no dar la espalda al Muro. El lugar está lleno de judíos jaredíes, conocidos como ultraortodoxos, son judíos ortodoxos cuya práctica religiosa es especialmente estricta. Esos tipos que siempre visten de negro y de su sombrero descienden dos largos mechones rizados que cuelgan de sus sienes. Siempre bromeaba con Marta y le asustaba diciendo que “Me parece que nos están siguiendo... gírate con disimulo pero ese tío nos está siguiendo desde hace un buen rato”. Al verlo y darse cuenta de que era un jaredí me mandaba a la porra. Estos tíos parecen todos iguales!.

Alguna vez se me acercaba algún jaredí mayor a pedirme limosna y yo le contestaba que era “faradí” o español, por lo que desistía rápidamente (no aceptan dádivas de gentiles o no judíos).



Desde la plaza del Muro de las Lamentaciones accederemos a la Explanada de las Mezquitas, donde propiamente se situaba el antiguo Templo de Jerusalén. Para subir os podéis encontrar con restricciones tanto de horario como de mismo paso por cuestiones de seguridad. Es importante que si queréis visitarla os informéis del estado para acceder.





Es el lugar más sagrado del judaísmo, ya que en el Monte Moria se sitúa la historia bíblica del sacrificio de Isaac, y conocida para los judíos como Har Ha-Bayit o Monte de la Casa o Monte del Templo.
Salomón (960 – 900 a.C.) construyó el templo que no pudo crear David.
En 586 a.C. el Templo fue destruido por los babilonios. Reconstruido apresuradamente permaneció en pie hasta que lo apuntalaron los asmoneos en 186 a.C., pero fue demolido en 20 a.C. Por Herodes el Grande, que comenzó a construir un nuevo edificio. Este templo fue destruido por los romanos durante la revuelta judía de 70 d.C., tan sólo seis años después de su finalización, con la excepción del muro occidental, conocido como Muro de las Lamentaciones, que aún se conserva y que constituye el lugar de plegaria más importante para los judíos.
Según la ortodoxia judía, los judíos no deben penetrar en el Monte del Templo porque lo consideran un lugar sagrado profanado.
En la explanada se encuentran también dos de los templos más importantes del islam, construidos después de que el califa Omar conquistara Jerusalén a los cristianos: La Mezquita de Al-Aqsa, que es la mayor mezquita de Jerusalén, y la Cúpula de la Roca, construidas ambas en el siglo VII.






La explanada es conocida por los musulmanes como Al-Haram ash-Sharif.

Para acceder de un sector a otro se ha construido una rampa de acceso a la explanada. Es el puente de la discordia que une dos mundos enfrentados.



Desde ella se ven unas imágenes privilegiadas del muro de las lamentaciones, tanto del lado masculino como del femenino. Está fuertemente vigilada para evitar posibles actos de terrorismo por ambos lados.



Lo primero que te encuentras al acceder al recinto, a mano derecha, es la mezquita de Al Aqsa o Al-Masyid Al-Aqsa, literalmente "la mezquita lejana".



La mezquita lejana nombre que se refiere a un capitulo del Corán llamada "El Trabajo nocturno" en el cual dice Mahoma viaja de la Meca a la "mezquita más lejana"
La tradición musulmana establece que Mahoma subió al cielo desde la explanada en 621, pero no muerto (muere en 632), sino que hace un viaje desde Meca a Jerusalem y desde la roca accede a los siete cielos dónde se encuentra con todos los profetas, incluído Moisés, Jesús, etc, con el Angel Gabriel y finalmente en privado con Dios. Esto supone que la mezquita es el tercer lugar más importante para el islam. Después de la Cúpula de la Roca (690), la primera mezquita de Al-Aqsa fue construida por los Omeyas y finalizada en 710. Hay algunas pruebas de que la mezquita fue construida sobre las ruinas de parte del Templo de Jerusalén original.




Al-Aqsa es la mezquita más grande de Jerusalén; puede albergar a 5,000 personas dentro y alrededor de la mezquita. Está construida siguiendo una mezcla de estilos. En los tiempos del Reino de Jerusalén, la mezquita se usó como palacio y se le llamó el Templo de Salomón, debido a que se cree que fue edificada en el mismo lugar que el Primer Templo de Jerusalén. Era el cuartel general de los Templarios (de ahí su nombre).
Ya que parte del muro exterior que rodea a la mezquita es el Muro de las Lamentaciones, venerado por los judíos, este es un "punto caliente" donde se producen a veces enfrentamientos. Ha habido veces en que algunos musulmanes han arrojado piedras sobre los judíos que rezaban en el Muro. Un grupo judío, denominado "Los fieles del Monte del Templo", tiene planes para reconstruir el templo de Jerusalén en este lugar.

Las Brigadas de los Mártires de Al-Aqsa tomaron el nombre de esta mezquita, probablemente a causa de la polémica visita que Ariel Sharón hizo a este lugar en 2000, que según los palestinos fue el detonante de la Segunda Intifada, también conocida como la Intifada de Al-Aqsa.

La entrada está prohibida a los no musulmanes, al igual que en la Cúpula de la Roca, que encontramos muy cerca de ella, en mitad del recinto.




construido entre los años 687 y 691 por el noveno califa, Abd al-Malik. También se le conoce como la mezquita de Umar (aunque en realidad no es una mezquita al uso) debido a que es el lugar donde el segundo califa Umar rezó tras la conquista de Jerusalén por parte de los musulmanes. Los musulmanes consideran además que la Roca fue el lugar donde Mahoma subió al cielo. Los judíos afirman que ese lugar fue donde Abraham estuvo a punto de sacrificar a su hijo Isaac por orden de Yahvé, donde Jacob vio la escalera al cielo, y donde se encuentra el corazón del templo de Jerusalén. El Islam recoge también la tradición del sacrificio de Abraham, aunque en la tradición islámica el hijo no era Isaac sino el ilegítimo, Ismael, de donde descienden todos los árabes.



Nos paseamos a placer por la explanada, sin poder entrar a los dos lugares sagrados, y descendimos unas escaleras que llevan hacia la parte musulmana de la ciudad vieja, un pasillo cubierto donde nos tomamos ambas veces un gran zumo de naranja.



Después accedimos al intrincado y laberíntico barrio musulmán, lleno de paradas de todo tipo de productos, desde especias, comidas, cacharros, camisetas, souvenirs, etc.



Poco a poco, entre esa marea de calles, dimos con la via Dolorosa que nos llevó hasta el Santo Sepulcro.

Tanto el acceso como la propia estructura del edificio es de lo más curioso que se pueda ver en el ámbito cristiano. Sin duda rompe con cualquier arquitectura utilizada por las distintas familias cristianas. Se accede por una plaza a lo que es una fachada que en casi nada puede recordar a un templo religioso.

Una vez en el interior comienzas a intuir sus dependencias irregulares en que la planta de la basílica se confunde con diversas estancias. A la complejidad arquitectónica se añade la humana y religiosa pues cristianos católicos, greco-ortodoxos, armenios y etíopes se dividen los espacios estrechos que quedaron a disposición.
La arquitectura como la conocemos hoy se debe mayoritariamente a los cruzados que en 1144 reconstruyeron toda la iglesia tras 1010, año en que fue destruida por el Califa Hakim de Egipto y reconstruida en 1048 por el emperador bizantino Constantino Monómaco.
Los orígenes se remontan al año 324, en que Helena, madre del emperador Constantino, el primer emperador cristiano, vino a Jerusalén y encontró los restos de la Cruz en una cisterna subterránea. Constantino construyó la primera iglesia en este sitio en el siglo IV (la comenzó en el 326 y la consagró en el 335).
El Santo Sepulcro designa tres partes principales:
  • La piedra de la unción.
  • Gólgota o Calvario, lugar exacto de la Crucifixión de Jesucristo.
  • El Santo Sepulcro.


Traspasada la puerta principal encuentras la piedra de la unción, piedra memorial que recuerda el rito judío realizado con Jesucristo antes de su sepultura.
El cuerpo muerto de Jesús, luego de haber sido bajado de la Cruz y antes de ser sepultado, habría sido objeto de una unción con perfumes, y dicha unción se habría realizado sobre esta piedra.




A la derecha y después de subir unas escaleras accedes donde se situaba la colina conocida como Gólgota (Calvario en Latín), y que alojaba la cruz. Hoy en día un agujero designa La roca (montículo de piedra) del Golgotha, donde fue plantada la Cruz de Jesús.



A la izquierda de la Piedra de la Unción encontramos la cúpula también llamada Anastasis. Alberga la tumba de Cristo y queda en cabeza de la iglesia, dentro de la basílica bizantina.
Deseando preservar el lugar de crucifixión y de la resurrección, los arquitectos bizantinos desescombraron la colina rocosa para emplazar el santuario, aislando así la tumba de cristo y emplazando la cúpula.




No hay nada como perderse por las diferentes capillas, pasillos y estancias que rodean la basílica.

Y con esto podemos dar por acabado la visita básica de la ciudad vieja, aunque entenderéis que un recorrido en profundidad nos llevará más tiempo y estudio del lugar.



VISITA DE LA JERUSALÉN EXTRAMUROS

Os aconsejo que toméis un taxi de conductor musulmán y vayáis a visitar en la parte de Jerusalén este el Monte de los olivos.

Allí visitaréis entre otras cosas la iglesia de Getsemaní también llamada la Iglesia de todas las naciones o la Iglesia de la agonía.



Getsemaní era un huerto de los muchos que se extendían por las fértiles laderas del Monte de los Olivos, separado de Jerusalén por el Cedrón. Getsemaní significa en arameo «prensa de aceite». Seguramente habría por esta zona prensas para las aceitunas que producían los olivos sembrados por todo el Monte. En la actualidad, una iglesia construida al pie del Monte de los Olivos recuerda el lugar de la oración de Jesús en la noche en la que fue sentenciado a muerte. En el centro del templo se conserva la llamada «roca de la agonía», donde la tradición venera el lugar en que Jesús rezó aquella noche.



La primera iglesia se construyó entre 379 y 384. Tres siglos después fue destruida por un terremoto, por lo que se construyó otra protegiendo la roca. Esta fue abandonada en 1345 y la actual fue construida a principios del siglo XX.
En el jardín de la iglesia aún hay varios olivos milenarios, que podrían ser hijos de los que estaban sembrados en el Monte en tiempos de Jesús. De las semillas de los frutos que aún dan estos viejísimos árboles se hacen recuerdos piadosos para los visitantes. Rosarios, principalmente.
No lleguéis muy tarde pues la podéis encontrar cerrada. No os perdais el paseo entre los olivos centenarios.
Desde allí os podéis acercar al mirador de Cisjordania en la ladera oriental del monte para contemplar esta gran planicie desértica que se extiende hacia Palestina.



También a este lado de la montaña se sitúa Betania, donde una bella iglesia señala la casa de Lázaro, María y Marta, y donde los visitantes pueden realizar un descenso y un ascenso impactantes del lugar donde según la tradición se encuentra la tumba de Lázaro, al que Jesús resucitó de entre los muertos.




ENLACES de interés.

- Jerusalén , archivo de fotografías


-Guía de Israel de Minube:  Mi baúl de blogs ha colaborado en la guía


















LINKS RELACIONADOS





TODO EL VIAJE por ISRAEL, Belén y alrededores (Palestina) y Petra (Jordania) AQUÍ.

Todas las entradas que hablan de Israel en Mi baúl de blogs       

Las fronteras de Israel con Egipto, Jordania y Palestina                                        








Ayuda para tu viaje:












** ¿Conoces mi nuevo proyecto? **
BUSCABLOGS DE VIAJE
Encontrarás los mejores relatos o diarios de viaje clasificados por países de los mejores bloggers de viaje de la blogosfera. No pierdas más tiempo buscando al preparar tus viajes y ponla en favoritos de tu navegador.

4 comentarios :

  1. wow! te estoy preparando la entrevista y no he podido dejar de leer esta entrada, es el destino con el que siempre he soñado, espero visitarlo pronto, QUE PASADA!

    Jesús Martínez
    vero4travel.com

    ResponderEliminar
  2. muy bueno te felicito... me hiciste sentir que estaba en jerusalem

    ResponderEliminar
  3. muchas gracias Jairo. Me ha gustado mucho tu comentario. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. bueno, al final hicimos la entrevista. Si queréis leerla en
    http://www.vero4travel.com/2012/06/entrevista-hector-de-mi-baul-de-blogs.html

    ResponderEliminar

Mi baúl de blogs TV